Para empezar, lo importante es que se ha acabado abril, un mes que me ha resultado, como mínimo, intenso, así que bienvenido sea Mayo.

Para empezarlo de forma algo diferente, estoy campestre y pongo una foto por aquello de mostrarme bucólico y pastoril.

En el lejano repaso a las news, veo que en UK tambien andan revueltos con los medios; “La BBC, acusada de pagar menos a los no blancos”. Es simpático esto de distinguir entre blancos y no blancos, aunque no sé donde caerán los morenos rayos Uva.

Al ser el día del otrora guerrero Día del Trabajo, los sindicalistas andan cariacontecidos, el jefe de la UGT dice que él persiste en lo de Cataluña, y mostrándose en plan futurólogo, que el tiempo le dará la razón. Como este sea tan eficaz en las predicciones,  con el tal don ZP, estamos listos.

Por lo demás, los medios ya han hincado el diente a otra controversia. Ya no vende el atacar a doña Cifu, ahora la diana es el señor Catalá y con sus declaraciones como excusa, todos al ataque. Nadie se para a estudiar al juez del jolgorio, al que ahora ponen como una humilde víctima, El ministro se defiende diciendo que él tiene que “alertar” de lo que ve, cosa que a mí me parece correcta y útil, pero en fin, ahora tiene enfrentado a toda la grey judicial. Lo lleva difícil.

A quien sí han pillado, es a un aspirante a funcionario de hacienda que se estaba copiando en la tercera prueba para el puesto (10 plazas-134 aspirantes) a funcionario de la Hacienda Foral. El ciudadano necesitó lo más florido de la panoplia tecnológica actual; un MP3, un bolígrafo “tuneado” como dial y un micro pinganillo, le servían para lo suyo. Que le den trabajo de espía, le va más.

Por aquí abajo esa particular justicia actual tan de estas latitudes, sigue funcionando. A los jerarcas de los EREs no les pasa nada, pero al funcionario que denunció el caso, la Junta ya lo ha expedientado. Todo según lo habitual por estos lares.

De Málaga, poca cosa, que los que mandan siguen a lo suyo; “El Ayuntamiento refuerza el real mientras señala más obstáculos para la feria del Centro”. Tienen una fijación, por  alguna causa oculta.

Me voy, al fin y al cabo es fiesta, pero para el final una frase muy particular… por quien la emite; “Isabel Gemio: “No veo la televisión y no oigo la radio”. Y eso que ella ha vivido de eso toda su vida. ¿Será porque las conoce bien?

Hasta mañana     Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España