Hay que empezar con un repaso al finde, que ha estado sembrado. Para empezar, aquella gota fría que hizo desenvainar las piraguas, no fue tal. Fueron un par de pequeños chaparrones que solo sirvieron para mojar la calle. Pongo la foto de la mañana del sábado, por aquello de ser algo raro, la plaza vacía y mojada, claro que era las 8 de la mañana.

En el repaso, don Kim Il Pedro salió y nos anunció (¿ o nos amenazó?) con un Reich de los 2000 años (¿a qué me recuerda esto?), y desgranó los grandes logros de sus primeros cien días, que en realidad se resumen en dos; uno, él vive como un maharajá y dos, ha colocado a todos sus amigos.

Ya en el día de hoy, en Suecia ha aparecido una ultraderecha casi triunfante, Habría que preguntarse el porqué de estas reactivaciones de los ultras. Por cierto que en esto según tradición, en España vamos en dirección contraria; cuando fuera triunfa la ultraderecha, aquí se ha hecho dueña por delegación del Gobierno, la ultraizquierda. Es lo nuestro, llevar la contraria y el paso cambiado.

También hoy da para el repaso. A otra de las ministras del cambio, le ha salido un grano. La señora, de apellido Montón y titular de Sanidad, le han salido un montón de dudas sobre “otro” master suyo en la Rey Juan Carlos. Claro, que como esta es de ”los gúenos”, los periodistas no le están haciendo el mismo ataque que a los anteriores masterizados. Que no le van a pasar factura lo tenemos claro, que no va a dimitir ya lo ha dicho ella, pero lo que sí ha hecho, ha sido entrar por méritos propios en el Tontímetro Nacional. Cuando le empezaron a preguntar dónde eran las clases, contestó con esta perla; “Cómo iba en taxi a las clases no me acuerdo de la dirección”. Seguramente el taxista sabía por ciencia infusa adonde se dirigían los pasajeros que recogía, o bien ella le transmitía sus deseos por ondas mentales. Me da la impresión que esta señora quiere ganarle el puesto del Tontímetro a doña Carmen, porque por supuesto, don Pedro no entra en él, porque, aparte de estar por encima del bien y el mal, “todo” su discurso es una pura tontería, y con eso iba a poner en desventaja a sus chicas. Por supuesto, la URJC “está investigando”… ¡cómo no!

Otra figura que emerge, esta vez para el ranking de defraudadores, ha sido un eminente investigador, el oncólogo español don José Báselga, que “olvidó” declarar tres millones que le aflojaron las multinacionales farmacéuticas. Se ve que esto de la memoria habría que cuidarlo.

De asuntillos de poca monta, piden para el pequeño Nicolás, sólo seis añitos por suplantación y simulación. Con esto ya paga los paseos a costa del erario público con coches oficiales y las cuchipandas a las que se apuntó. Aquí, para algunos, sólo para algunos, sale barato eso de echarle cara al asunto.

Otro asuntillo, que quizás entre en el campo de la inmigración, ha sido la batalla campal que se montó en las fiestas de Arganda. Allí, dos bandas de alegres chicos americanos, se liaron a golpes, y a todo lo que les pareció bien. Es una alegría haber importado de nuestros países hermanos a lo mejorcito de cada casa, y encima dejarlos en total libertad para hacer lo que les venga en gana.  Pero claro, protestar por eso es conseguir que me llamen facha, xenófobo, homófobo y detodófobo. Es lo que hay.

En la Cortijá, doña Susana está echando cuentas para que “sus” elecciones no vayan a coincidir con las sentencias de los EREs, los cursos, los…., porque por mucho que tengan amarrados la mayoría de los resultados, es posible que alguna sentencia chunga se les escape, y además al amado pueblo le va a oler a chamusquina el arreglo. Por eso las está preparando con todo cariño y tratando de evitar que el Divino se las estropee haciéndolas coincidir con algo.

En Málaga, tranquilidad, claro que esto, quizás se deba a que con el susto que había a la gota fría, mucha gente prefería estarse quieta, incluida la Patrona, la Virgen de la Victoria, cuya procesión no salió por miedo al aguacero que iba a caer pero que no cayó. Sin embargo don Alberto, el de C’S vino aquí, y un par de ex señoritas se empeñaron en enseñarle las tetas. Todo dentro de lo normal, así que me voy.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España