Hoy, las noticias de fuera están más tapadas. Como siguen matando gente por ahí, ya dejan de ser noticia de primera plana. De lo único que se sigue hablando es de las elecciones italianas, y del susto que hay por un posible nuevo ‘italexit’. No creo que pase, pero la verdad es que están cogiendo el poder unos fulanitos que ya yá. Aparte, en Inglaterra un espía retirado, ha sido envenenado. Esto, es del más puro estilo de una novela de John le Carré, y como en estas, el Gobierno británico ha hecho lo acostumbrado; ponerse de perfil y hacerse los majaras.

Aquí, como el Cabo Cuartel aparentemente le ha dicho al Yordi de turno, el día de las votaciones, el 12 de marzo, este se ha ido al juez para pedirle permiso, pero este le ha dicho que nones. Es más, el juez señor Llarena ya ha aclarado que procesará a la Alegre Pandilla, el de Flandes incluido, por rebelión. Esto los pone en el escenario de hasta 25 años de cárcel. Todos se han debido poner muy contentos.

Para terminar con este asunto, el veleta señor Iceta, en nombre del PSC, ha asegurado a ERC que va a ser bueno, y que está “dispuesto a reconocer las aspiraciones nacionales de Cataluña”. Después, los de Sánchez se sorprenden de que la gente les esté dando la espalda.

Por su parte, el Gobierno se ha encontrado que al destapar la lata de las equiparaciones, se les están viniendo encima esos problemas que creía tener tapados. Ahora son los funcionarios de Justicia los que quieren ganar el mismo que los de la Comunidades, que siempre son más “generosas” con el dinero de los contribuyentes. Y vendrán más.

Como no podían faltar, las dos alcaldesas estrella vuelven a lucir. Doña Colau, otrora encadenada en los desahucios, ahora, su partido dice que no pueden pararlos, y pide “colaboración ciudadana”. Esto traducido, significa que se arriesguen otros, que ella ya tiene despacho, sueldo y coche oficial, que es lo que iba buscando. Y a la señora Carmena, le ha salido un grano llamado BIcimad. Una empresa que, en 2016, compraron por 10,5 millones, que fueron los que declararon los munícipes. Ahora se ha descubierto que le aflojaron a los antiguos dueños, Bonopark, “al menos” otros 4,6 millones, según ellos por conceptos de “reparación, mantenimiento, material de oficina, alquiler de vehículos o gastos bancarios”. Mucho material de oficina parece. Veremos si dan alguna explicación.

Dejemos estas cosas y vayamos a la calle, donde suceden cosas que demuestran el estado de (poca) salud de esta sociedad.

En Madrid, una presunta señora de 33 añitos, pegó, sin motivo ninguno y sin causa aparente, un botellazo a un actor africano, de nombre  Marius Makon, gritándole “no quiero negros en el local”, también alegaba qué, “cómo ella era blanca, lo podía matar y no le iba a pasar nada” (se ve que conoce algo de la legislación española, y que eso de matar gente sale barato, sean negros o blancos). Cuando llegó la Policía, la detuvieron, y resulta que ella es… de El Salvador, ese pacífico lugar donde la Igualdad está reconocida y garantizada gracias a sus políticos. ¿O no?

Claro que aquí en Málaga también tenemos listos. Por ejemplo una ciudadana que ha estado cobrando la pensión de su padre muerto… hace 23 años. Vamos a ver, ¿no hay inspecciones para estas cosas?, ¿no hay que dar señales de vida de cuando en cuando? O es que simplemente las inspecciones son para cobrarnos a los vivos.

También han detenido a un listo que iba a vender la casa donde vivía. El pequeño detallito del asunto, es que la casa no era suya, él vivía alquilado. Se ve que pensaba recuperar los pagos de golpe.

Como se ve, listos los hay en todas partes aquí no íbamos a ser menos.

Y por parte de nuestra concejalía de Urbanismo, una alegría, otra; “La promotora de Martiricos proyecta un centro comercial frente a La Rosaleda”. Está claro, como en Málaga no hay ningún gran centro comercial, hacía falta poner uno, y qué mejor que recalificar unos terrenos a gusto del consumidor. Con esto, se va al limbo uno de esos pocos espacios diáfanos que quedaban, ese donde se ponía el rastro y donde la gente iba a ver el domingo, si podía comprar lo que le habían robado la noche anterior.

Bueno, al menos no será otra tienda de bragas, Esas se quedan para calle Larios.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España