Nuestra Semana Santa, y a la vez, el extraño mes de Marzo que hemos tenido, acabaron, y esta, acabó venturosamente, sin lluvia y con buen tiempo. Por eso, para celebrarlo, hoy no miraré la actualidad, solo pondré las imágenes del fin de semana.

En las del Viernes Santo, empiezo con una vista de un desangelado Tribunón al paso de la primera, Dolores de San Juan. Está visto que eso de salir temprano despierta poca afición.

A continuación, Descendimiento con su abigarrado trono, y llamativos colores.

Tras esta, no me `podía faltar “mi” Sole, la primera a la que paseé bajo su trono y a la que cada año pido perdón por los malos ratos que le dimos aquellos entonces inexpertos hombre de trono.

A continuación, las promesas y la escolta de la Soledad del Sepulcro. Esto de las escoltas a la cola, es debido a la configuración del recorrido donde se “aprietan” lo espacios para que quepan más sillas y tribunas (ya mismo habrá sitios por los que los tronos grandes, para que puedan pasar, tendrán que desmontar algún varal exterior.

Termino el viernes con una un imagen de Servitas, con todas las luces apagadas, menos las de Victoria Secret, que gusta se vean sus bragas y sujetadores hasta en ese momento. Es un contraste extraño, aunque ahora no tanto, ya que calle Larios semeja una avenida de ciudadanas en semi-porretas. Cosas de estos tiempos. Otra cosa sería si saliera una procesión de otra religión.

El colofón, es el Domingo de Resurrección. Ahí, solo luce una cofradía, aunque quizás para compensar, desde mi casa la veo dos veces, la primera pasando por el lateral, lo que me permite esas tres primeras imágenes-.

La del Resucitado, casi de espaldas,

Después, una solo para notar el colorido típicamente andaluz, y de contrastes de las túnicas de esta tierras.

Una de la Reina de los Cielos, flotando entre los árboles.

Para acabar, ya en el segundo paso frente a mi posición de observador, una, para mostrar la escasa asistencia, incluso al palco de los elegidos. Solo una presidencia testimonial y nada más.

Después, una imagen del Cristo, ya más de frente, más cercano.

La última. La que para mí es siempre el broche final de la Pasión, la Reina de los cielos despareciendo por calle Granada. Es la última visión de todas mis Semanas Santa, ahora la de esta, aunque yo prefiero considerarla la primera de la de 2019.

Con esto, creo que es bastante, cierro estas mini visitas a la ‘mi’ Semana Santa. Ya mañana volveré a castigarme mirando las noticias, casi siempre malas, de la actualidad y lo comentaré aquí.

Con esto, creo que es bastante, cierro estas mini visitas a la ‘mi’ Semana Santa. Ya mañana volveré a castigarme mirando las noticias, casi siempre malas, de la actualidad y lo comentaré aquí.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España