Como es natural, currando de abuelos en ejercicio durante esta Semana, este desvarió va tarde, pero es que las cosas hay que ponerlas en orden de importancia.

A lo que vamos, hoy los medios están encantados porque en los Oscar han metido un patón de esos que sirven para dar mucho juego. Y como si tuvieran allí a una ministra Maleni que todo lo sabía, ya saben quiénes han sido los culpables; Pricewaterhouse, que la lio con los sobres. Lo curioso es que a don Donald nadie se atrevió a desafiarlo libremente, como siempre a hacen con otros Presidentes. Por supuesto, el señor Bardem, que aquí tira con bala, allí en el Imperio es tremendamente educado y no dice ni pio.

En nuestro territorio, la actualidad pasa por Barcelona, a donde ha ido el Rey Felipe a comprarse un móvil, mientras, los independentistas aprovechaban la ida al juzgado de don Homs, naturalmente envuelto en la bandera y arropado por la troupe, para montar manifas y quemar contenedores. Todo educación y cordialidad.

Como no podía faltar, una muestra más de la Justicia imperante; “El Supremo rebaja la condena a una pareja que abusó de su hija menor a tres años y nueve meses de cárcel”. Y una muestra también de la tontería imperante: a Palencia han venido a morirse dos rumanos jovenes, 39 años, de la forma más imbécil que se pueda morir, por una borrachera de esas de “a ver quién es más bestia bebiendo”. Mejor no comentarlo.

Dejemos finalmente aparte la visión de la actualidad de don Pedro NoNo que dice que “ve al PP “nervioso” por su posible victoria”, lo que ya es ver y vengámonos a nuestros aledaños.

Desgraciadamente por aquí, lo más importante, es la muerte de Pablo Ráez, que me hace pensar en cuan equivocados estamos. Andamos pendiente de si el móvil es de 3,4 o 5Gs, de saber si el coche es inteligente, o de si los artistas cobran más o menos, pero se nos mueren chavales con 21 años de forma anunciada e irremediable. Estas cosas son a las que habría que dedicar tiempo y dinero, no a las chorradas que nos invaden. Descansa en paz, Pablo, que aquí nos quedamos con ese amargor de la impotencia.

Por lo demás, creo que ya, a nadie sorprende enterarse que las discrepancias entre Gobierno y Junta nos dejen perjudicados. Ahora son 17 depuradoras en la Serranía las que se quedan en el aire. Es para pensarlo, pero cuando hay una reunión Junta–Ayuntamiento, se llevan fatal, cuando la reunión es Junta–Gobierno, también, así que si el factor común es Junta, algo debe tener el agua cuando la bendicen…

Me acabo de llevar un sobresalto. Están quitando los tablaos del Carnaval, pero leo una noticia qué, hablando de la Plaza de Toros dice textualmente que; “el primer festejo documentado data de enero de 1492 y se celebró en la plaza de la Constitución”. ¡Por Dios, no deis ideas!, que lo mismo vuelven a celebrar corridas aquí en mi plaza.

Me voy, estoy liado.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España