Las noticias, como siempre, fatales. Ha muerto el estudiante que encarcelaron en Corea por coger un cartel, al menos ha muerto en su casa. También ha muerto de un balazo un niño en Venezuela. Todo esto, habrá quien, ya sabemos quién, lo vea normal. Y aquí, don Puigdemont equipara la lucha contra ETA con “su lucha”, y se queda tan fresco. En el aniversario de atentado de Hipercor, Bildu, que son muy suyos, se niega a condenar a los asesinos… Para contrarrestar esas noticias negativas, los servicios de Urgencias de Madrid se preparan para el Día del Orgullo Gay… atesorando píldoras ‘anti VIH’. Todo muy refrescante.

Ante este panorama, hay que recapacitar y buscar soluciones, al menos para este atribulado país, o mejor para los honrados ciudadanos que están atribulados en este país.

He encontrado un par de soluciones que podrían hasta ser baratas. Helas aquí.

La primera, ante la evidente falta de conexión de algunos con el resto de los ciudadanos, podríamos mandar a los seguidores de don Puigdemont, debidamente acompañados de los chicos de Bildu y otros similares, a todos ellos,  de embajadores permanentes (sin sueldo) en Corea del Norte, para que allí pulieran sus modos y maneras. Por supuesto, a cargo del Gobierno del Gordito, que seguro será muy amable con todas esas iniciativas del President y podrán discutir libremente de tipos de peinados.

La otra, mandar a Venezuela, a todos los admiradores de su régimen actual, es decir, a podemitas, de las confluencias, de las desavenencias, etc… y así al estar en su paraíso perfecto, podrían estar más tranquilos e, incidentalmente don Pablo se podría dedicar con más intensidad a aconsejar al Maúro las lecturas pertinentes para sus discursos. Creo que con esto, todos, nosotros y ellos, ganaríamos en tranquilidad.

Excuso decir, que el apuntarse a estas excursiones de solo ida, será libre y todos los que quisieran acompañar a estos, lo podrían hacer, así si, por ejemplo, don Pedro, decidiese en algún momento, evangelizar a alguno de los dos, al Gordo o al Maúro, e ilustrarlos con la Buena Nueva de su advenimiento, habría que pagarle también el billete (sólo de ida).

Para redondear, se podría gestionar un intercambio con Malta, Bahamas, Panamá, y los demás paraísos fiscales; ellos nos devolvían la pasta y nosotros les regalábamos a los defraudadores, así ellos los mantendrían una temporadita. Con esto, algunos intentarían comerse cajas B y demás artilugios de eso que llaman ‘ingeniería fiscal’ (nunca la ingeniería cayó tan bajo como al ser usada como coartada por estas gentes) y algunos partidos como lo peperos renovarían sus plantillas.

Mientras esto se implementa (otra de la palabras de moda) sigamos preocupados por la vida y los pensamientos de CR7; dejemos que la Junta autorice ‘para combatir el calor’ que los nenes dejen de ir al cole (cuanto menos ilustradas sean las futuras generaciones, mejor), e intentemos apaciguar para que la gente no intente matar a los peluqueros por 9 euros.

En Málaga, el congreso socialista intenta pase desapercibido el ajuste de cuentas de los vencedores, y el PP da un bello canto al sol, queriendo declarar a Málaga “provincia libre del impuesto de sucesiones”. Esto, después si alguna vez llegan a ganar, se les olvida inmediatamente.

Bueno, yo hoy he propuesto un par de soluciones, el que quiera, que las mejore. Aquí vale tó.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España