Eso, la Semana Santa que ha sido un intermedio para las neuronas, donde hemos visto menos telediarios y hemos prestado menos atención a los malos hechos, ha terminado. Volvemos pues al triste día a día de las malas noticias.

Y por ahí fuera, las malas noticias se amontonan. Ha ganado don Erdogan, ese que hace unos años nos decían era más bueno que el pan, pero que ahora dicen es malo, malísimo. También la están liando con las madres, los padres y los cuñados de todas las bombas. En esto todos están a ver quien la tiene más gorda (la bomba, no pensemos guarrerías), y ya en el colmo de la depreciación de nuestro sistema moral, un fulanito en Cleveland, Yanquilandia, mató a otro en directo, y además dice que ya lleva matados a un puñado más. Vistas las cosas que pasan, que ahora en Francia digan esto; “los votantes se aburren de sus políticos” se ve como algo natural, y que no pregunten aquí, donde nos están contando las trapacerías de Rato, que estaba trincando todo el rato.

Tampoco ayuda que los de Podemos estén perdiendo el tiempo en sus personales chorradas como esa de promocionar un autobús para insultar a todos los que a ellos les parece bien, sean corruptos o no, o    que les vayan a dar a sus dirigentes cursos de “antimachísmo”.

Para no faltar a la cita de las chorradas de a pie de playa, los del PNV quieren ser como Gibraltar, lo que puede ser que quieran estar bajo la soberanía de doña Elizabeth y apuntarse al Brexit. Está visto, hay más tontos que botijos, y teniendo en cuenta que los tontos suben y que cada vez hay menos botijos, lo llevamos claro.

Mientras, el inefable don NoNo sigue a su bola. Ahora ha dicho, en plan amenaza, que él, “no aspirará a ser candidato a la Moncloa si no es secretario general”. A ver si hay suerte con esto nos salvamos, porque este es digno sucesor de don ZP, que todo lo que toca los descalabra (recordemos que su maleficio llegó hasta a Turquía donde apuntó a don Erdogan a la Alianza de Civilizaciones y ya vemos cómo va el asunto).

En Málaga, los disfrutadores del Soho quieren más; jardines, caminos para bicis, parques para perros, aparatos de gimnasia, etc… A estos sí se lo darán todo, porque está en el meollo del asunto municipal. Mientras, la Diputación desaloja el Museo Taurino de la Plaza del Siglo. No saben qué hacer con esa esquina que hasta ahora cambia de uso cada pocos años.

Acabo como empecé, con el final de la Semana Santa, que todos estamos de acuerdo ha sido la mejor desde hace unos años. Quizás otro día hable de sus puntos negros, que también los ha habido, pocos pero los hubo, pero no hoy que todo es alborozo.

Y para esto, pongo fotos de las últimas procesiones, entre ellas, la que para mí es el verdadero final, la Reina de los Cielos desapareciendo por calle Granada. Ahora a esperar la del año que viene… A ver por donde transita… literalmente.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España