Antes de entrar en nuestro problema, un vistazo a uno de los problemas mundiales, a ese que es simplemente una lucha de egos desaforados. Uno de los ególatras lo ha resumido en una sola frase; “Trump a Kim: “Mi botón nuclear es más grande y poderoso que el tuyo”. En eso estamos y esos son los que nos mandan. Para llorar.

En España han salido las cifras del paro. Vistas desde la óptica de un ciudadano de a pie, yo, no son malas. Dicen que hay 18,4 millones de afiliados, que en Málaga hay 10.575 desempleados menos que hace un año, es decir estamos como en    2009, lo que es un gran avance, y misteriosamente también la cosa ha ido bien para Andalucía. Ahora marca la tradición que los sindicatos pongan esas cifras en solfa e intenten convencernos de que son fatales. Posh vale.

Otra tradición, ya la barruntaba ayer, es la de convertir en culpables a la policía y la Guardia Civil cuando algo sale bien. Ya han salido los güenístas de cabecera diciendo que los verdes lo han hecho mal, que al asesino no se le puede tener en la cárcel para siempre, que los interrogatorios han sido malos, etc… La gran pregunta es; ¿cuántos muertos han evitado en USA manteniendo en la cárcel al asesino Manson?, y para no irnos fuera, ¿cuántas violaciones se hubieran evitado si a los violadores trincados (el del ascensor, el de Las Pirámides, el múltiple de Málaga, etc…) se habrían evitado si ya a la primera vez, los hubieran enrejado a conciencia? También es tradición que cada vez que pillan a uno de estos asesinos, salgan las ‘voces blancas’ diciendo que “no se puede legislar en caliente”.

Frente a esto, la GC denuncia haber sufrido trabas legales en su trabajo,  pero de ellos nadie se acuerda hasta que nos hacen mucha, muchísima falta. Mientras, los periódicos se dedican, aparte de criticarlos, a explicarles a los futuros delincuentes los fallos que el Chicle cometió para que sus seguidores no los cometan.

Gusta horrores en cambio cargarse cualquier tipo de tradición de antiguo, y si es una tradición cristiana más que mejor. Ahora la que hay que cargarse es la de los Reyes Magos y su Cabalgata. En Madrid, doña Carmena la va a usar para dar cartel y megáfono a la LGTB, es decir a Lesbianas, Gais,​ Bisexuales y Transexuales, y con una carroza llena de Dragqueens que ya mismo nos explican estaban en el portal de Belén cantando y bailando.  Por supuesto, en esto los niños cuentan poco.

En la Esquina Atormentada del país, quieren usar la Cabalgata para que todo quisque vaya con un lazo amarillo, por eso de los que están en la cárcel. Esto sin embargo, ya es una neo tradición; la de utilizar a los nenes con fines rastreros y sin importarles ni su felicidad ni incluso su seguridad.

Y en Málaga, ¡ay! Mi Málaga, ya hace varios años que el alcalde y sus concejales decidieron que la tradición de la Cabalgata pasando por el Centro de la ciudad era chunga. Es curioso que la calle Larios y la Plaza que sirven para todo, y en las que se instalan todo tipo de cacharros y volatines, para esto no sirva. Además la excusa de la seguridad es más bien chusca. Decidieron que no podía pasar por el centro por un desgraciado accidente que ocurrió en… el extremo del recorrido, en la plaza del General Torrijos, es decir junto a la plaza de Toros. Las aglomeraciones para la iluminación o cualquier otro evento no les parecen peligrosas. Cosas de los intereses y las ganas de que ese invento del Soho funcione para bien de algunos. Para este año el dçia de los Reyes dicen que habrá mal tiempo. No me lo creo.

Para el final, una nota de un amigo. Se cierra otro comercio tradicional, el Bazar Kirpa de calle Carreterías. Es una pena porque, aparte de la amistad personal con mi amigo Rakesh, me suena además a fin de ciclo. De ese ciclo que trajo a Málaga a muchos indios que se incardinaron sin ningún tipo de problemas en nuestra ciudad. He tenido la suerte de conocer y ser amigo de varios de esos nuevos malagueños y siempre han sido unos estupendos amigos y vecinos. A los nuevos jubilados, Bhagwan y Manju les deseo lo mejor tras sus décadas de currelo permanente. Ahora a esperar a que otros pongan un nuevo bar en el local, que es lo único que este Ayto. ve con buenos ojos.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España