Hoy, a pesar de que el Maúro haya puesto en la calle a los eurodiputados, o de que el Tal Sánchez tenga un equipo de funerarios preparado para sacar a Franco, no voy a hablar de esto, hoy va a ser monotemático.

El tema va a ser el de la sangrante y asquerosa chapuza del Ministerio de doña Dolores Delgado en su trato a los españoles que están en Ucrania, bloqueados con sus hijos. Mientras estos españoles se comen sus ahorros y lo que es peor, sus nervios, esperando que alguien haga algo, sus servicios consulares hasta les niegan el acceso a sus recursos, y el ministerio, llamado de Presunta Justicia, hace el ridículo más internacional posible dando anuncios y contra anuncios sobre el tema, contradiciéndose a sí mismo y consiguiendo que los nervios estén disparándose.

La ministra, al más puro estilo sanchísta, les echa la culpa a sus subordinados, diciendo que ella no se ha enterado de nada de esto, a lo que habría que preguntarle sobre qué cosas se entera, o mejor sobre qué cosas prefiere no enterarse. Ahora argumenta que la gestación subrogada, que es el último clavo al que se agarran algunas familias para tener descendencia, dice la ministra “tiene muchas aristas”.

Es curioso pero esas aristas desaparecen cuando los adoptantes del sistema son gente del papel cuché, con muchos dineros, tantos como para poder irse a Canadá, EEUU u otros paraísos financieros, y después poder salir en prensa, radios y teles enorgulleciéndose, justamente como cualquier otro padre o madre, de sus rorros. Para estos no hay aristas que valgan, pero para los de clase media, que a veces para esto, tienen que pedir un crédito, sí les aplicamos la ley, o mejor, les dejamos caer encima todo el peso de la ley e incluso intentamos ahogarlos en las lagunas legales, ¿no, señora ministra?

Quizás para cuando termine de escribir esto su ministerio haya dado un par más de órdenes y contra órdenes sobre el tema, pero los padres y madres allí empantanados seguirán sin poder hacer nada, y los cónsules y embajadores estarán más atentos a ver si va algún ministro a visitarlos, para homenajearlo. Es además paradójico que cuando nos torpedean con el mantra de que en España está cayendo la natalidad, de que cada vez va a haber menos españoles “tradicionales”, a estos, hijos de españoles se le niegue el pan y la sal, y a la vez, se le pone la alfombra roja, sin ninguna pregunta ni ningún ADN a todo el que se presente en la frontera. En realidad, el gran problema de estos padres se resolvería embarcándolos a todos en una patera y trayéndolos a algún puerto español. Entonces no habría ningún problema; papeles para todos, seguridad social inmediata e incluso pasta en efectivo cada mes para que salgan adelante. Pero claro, estos ahora arruinados, no tienen los beneficios de un chalet en Galapagar vigilado por la GC, o los salarios de los favoritos del Poder, Tezanos o Iván Redondo. Ahora está mejor visto llamarse Mohamed que Pepe o Paco, pero llegar hasta el extremo de negarles la entrada a su propio país a unos padres españoles con sus hijos es demasiado.

Es más, ahora que estamos cansado de ver como el Okupa ha usado y abusado de la flota gubernamental, a lo mejor nos alegraría a muchos ver ir para allá al Airbus “presidencial” para traerse a estos españoles desesperados, pero claro, ahora en campaña electoral, seguro que lo va a utilizar la familia para darse algunos garbeos por doquiera sea la parte. Estoy seguro que los militares que atienden esos vuelos, estarían más orgullosos de esa misión en Ucrania que en llevar de vacaciones al perro del presidente a Canarias de vacaciones. Es una idea, ahí la dejo.  

Por supuesto, aparte de la ministra del ramo, nadie más del Gobierno, empezando por el Supremo Inútil dice ni pio sobre el tema. Este, en el largo parlamento electoral que se marcó para dimitir, entre sus “historias” y triunfos, omitió, no solo hablar de los separatistas, quizás porque aun los tiene agarrándoles los cataplines, sino que también obvió este tema… porque para él es irrelevante. El ahora candidato, está tan ensoberbecido, tan ensimismado en sus planes de futuro, que no tiene tiempo para estas pequeñeces. Ya manda a su hueste, incluso al inestimable señor Tezanos a buscarse la vida y buscarle la suya, aunque lo primero es cargarse a los honrados de su partido y evitar que nadie conteste a la pregunta de; ¿cuántas veces ha usado el Falcón? o en que los ministros pesebreros le hagan “retoques en la reforma laboral” antes de las elecciones. Con esto, ¿cómo va a tener tiempo de pensar en unos españoles allí tirados en tierras lejanas?, Eso queda para otros, por ejemplo ¿para la Iglesia?

Me voy, asqueado por mis gobernantes, me voy de esta página, aunque no me puedo ir del país por mis nietos nietas, que sí no, me iría.

Hasta mañana.                    Pepeprado

a

Written by Pepeprado
De Málaga, España