La gente anda revolucionada en Málaga con el terremoto de esta noche pasada. Me estoy empezando a preocupar, porque de este, tampoco me enteré, lo que asegura que soy raro hasta para esto. Qué le vamos a hacer.

Creo que en el pasado ya hable alguna vez de mi particular Cuadro de Honor. Aclaremos, es diferente una Orla, donde están todos los participantes, desde el más listo al más torpe, y por orden alfabético de un Cuadro de Honor, donde salen sólo los mejores.

En el mío, están las personas que en España, han sido capaces de dimitír de algo… por convencimiento y honradez personal. Quedan pues excluidos los que lo hacen a punta de pistola por las circunstancias. En esa lista están, por ejemplo, don Juan de Borbón, que dimitió para no meter la pata, don Adolfo Suarez que lo hizo al darse cuenta de la tropa que tenía, el señor Gerardo Iglesias por lo mismo, el señor Corcuera aquel ministro que dijo que si le tumbaban una ley, dimitía, se la tumbaron y de forma consecuente consigo mismo, dimitió, y así algunos más, pocos, no demasiados.

Ahora tenemos lo contrario; lo no dimisionarios. Aquí no dimite nadie. Don Mariano, con el señor Arenas, el mayor perdedor de elecciones del mundo, a su lado, se mantiene en el machito. Aunque realmente éste ha ganado las elecciones, peor es lo de Pedro Sánchez (vista su evolución ya le quito el don) que está dispuesto a todo por pisar la moqueta de la Moncloa, incluso a ser un presidente monigote a las órdenes de los que sean, pisoteando los deseos de sus electores y decidido a ser el felpudo de don Pablo, que le aprieta las tuercas aclarando que “no apoyará su investidura si él, don Pablo, y su grey, no entran en el Gobierno”.

En este juego de despropósitos, es el PSOE quien acusa a don Rajoy de “desleal e irresponsable”, otra muestra de los conejos disparándole a las escopetas.

Y mientras perdemos el tiempo y la vergüenza con esto, otros ya empiezan a avisar; “Francisco González: Empieza a paralizarse la inversión por la incertidumbre política». Y estos mirando al tendido. De locura.

De otros asuntos, lo peor de lo peor. Un desalmado discute con su pareja, la agrede y no contento con esto, tira por la ventana a la hija de esta, de 18 meses. Ahora que salgan las güenistas a defender al bestia y a buscarle excusas. Yo, siento parecer extremista, pero ya lo habría encerrado y tirado la llave, este no se merece estar entre humanos.

Como me estoy cabreando demasiado, lo voy a dejar, porque encima, encuentro otra noticia de esas que me dejan meditabundo, al tocar los recuerdos de otros tiempos. Ahora, arrollados por los tiempos, los cuadernos Rubio, van a ser en formato digital. ¿Qué nos queda?

Hasta mañana.              Pepeprado

Written by