Hoy es difícil esquivar el tema del que habla toda España, la aparición, mejor, el descubrimiento, del cadáver del niño de Níjar. Terrible y doloroso, pero aún me lo parece más que esta misma mañana ya lo estén aprovechando, con la hipocresía habitual,  los güenístas del país, esta vez arremolinados junto a una madre de la que dudo de sus facultades psicológicas, para que se abogue por la desaparición de la Prisión Permanente Revisable, esa condena no perpetua que por lo visto molesta mucho a algunos… aunque haya más de dos millones y medio de españoles que han firmado para que esta ley siga.

Como siempre, el argumento es también el de siempre; no se puede legislar en caliente. Sin tener en cuenta que cuando interesa  a los políticos se legisla hasta quemándose si hace falta, por ejemplo cuando le dieron absoluta mayoría al PNV que quiere que “sus” asesinos salgan ya a la calle y se derogue.

Estos güenístas de salón, enfocan la cuestión como si esa prisión fuera sólo un castigo y lo fuera tremendamente injusto. No es así, desgraciadamente hay que acudir a las matemáticas, y así, si cuando pillaron al Rafita en su primer crimen lo hubieran puesto a buen recaudo, nos habríamos ahorrado varias víctimas inocentes. El último detenido por un crimen terrible, el de Diana Quer, ya ha hecho sus cuentas, y en una carta a su familia se las ha explicado; “Me van a pedir homicidio, pero a los 7 años ya estaría fuera” y antes, disfrutando de fines de semana y salidas festivas, con lo que ya estaría en condiciones de volver a matar, porque no olvidemos que el que ha roto sus cortapisas morales una vez, ya se siente capaz de hacerlo todas las veces que le dé la gana.

Prueba de ellos, es que esta joya que ha matado al niño (a mí lo de presuntamente, para una fulana que llevaba el cadáver en el maletero, lo dejo para los legalistas) ya está bajo sospecha de haber quitado de en medio a otro hijo suyo en Burgos en 1996. Si aquello se hubiera descubierto y así fuera, con tenerla encerrada esta última víctima, inocente, Gabriel, estaría viva. Tampoco habría que tener tantos miramientos para intentar saber si esta tuvo cómplices, cosa bastante creíble, pero, ¡ay! como sus derechos son superiores a los de todos nosotros, es hasta posible que no se la pueda ni preguntar. Habrá que esperar hasta que alguna tele de esas que investigan estas cosas, por mor de las audiencias, nos cuenten de verdad que pasó… cuando esta tía, ya haya dejado su confortable cárcel,  esté en la calle, cobrando del estado, y de las teles y periódicos que pagan esas “exclusivas”.

Por lo tanto, esperar que al detenido por el asesinato de la mujer hallada en un embalse asturiano, haya confesado, o que en Málaga se haya detenido a un fulano sospechoso de  raptar y violar a dos prostitutas, que también son personas con derecho a vivir, a las que luego abandonó en el campo, les pase algo, es poco ¿creíble? De verdad, ¿merece la pena el esfuerzo de la Guardia Civil, la Policía, y la ayuda de voluntarios para encontrar a asesinos, si después están en la calle a los pocos años? Eso sí, si un jubilado corta unas flores en un jardín municipal, cruza por medio de la calle, o se retrasa en pagar un recibo del IBI, a este sí le cae la del pulpo. ¿A que sí?

Dejo esto, mayormente porque me da asco esta sociedad que permite que asesinos, violadores y estafadores campen a sus anchas. Esta sociedad en la que unos oportunistas tienen a medio país en espera permanente, un impresentable vive como un marajá en otro país… a cuenta de este, y otra impresentable se va al paraíso del capitalismo a hacer carrera como servidora social con nuestros dineros.

Mientras, nuestros políticos se dedican a chorradas. Por ejemplo el tal Juanma Moreno, ese que cada vez que habla sube el pan, “denuncia el «oportunismo» de Ciudadanos”. ¿Este de qué va?, ¿Cuándo, un partido político, no es oportunista? A este deberían revisarle las neuronas… o mejor, “la” neurona.

Por si esto fuera poco, nos dicen que es hasta posible que nos caiga (literalmente)  encima una estación espacial china. ¡La leche!

Mejor lo dejo, y para mejorar mi espíritu, pongo una foto para rememorar el concierto de ayer de la Banda Municipal en la Catedral. Una delicia.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España