Es algo novedoso. En Israel no sólo han enjuiciado a un ex jefe de gobierno, además lo han metido en el talego. Esto aquí es impensable, si se aplicaran las leyes a los políticos como al resto de los ciudadanos, otro gallo nos cantaría.

No veríamos por ejemplo, a un presidente de comunidad pordioseando y humillándose él y humillando al cargo, para no perder el blindaje ni veríamos a tipos que han metido la mano en la caja paseando por la calle y yéndose de vacaciones por ahí. Nos vendría bien que de este revuelto actual, saliera al menos un acuerdo para que la inmunidad de los políticos lo fuera sólo para el ejercicio de sus funciones, no para todo, incluidos sus negocios privados.

Del Lio Nacional, poco que decir, siguen enmarañados en sus palabras, sin querer dejar aparte sus ambiciones ni anteponer el bien del país sobre sus privilegios personales. Entre ellos, a los que se les está poniendo la cosa más cruda es a los socialistas. Andan de guerras intestinas, y quizás doña Susana se haya pasado de frenada. Dar el golpe ahora le supondría perder su tranquilo chollo andaluz, y parece que está empezando a cansar a algunos de sus colegas. A ver que hace esta guerrillera de la política.

Mejor dejamos esto y vemos cosillas aparentemente menos importantes. Por ejemplo, opinemos sobre esa decisión del Barça de haber “desfichado” a un fulanito a las siete horas de haberlo firmado. Me parece perfecto. Aunque generalmente las acciones políticas de este equipo, son poco recomendables, en este caso han acertado. No vale despotricar en eso que llaman redes sociales y después pedir que eso no tenga consecuencias. Cada uno tenemos que hacernos responsables de nuestras opiniones, y la discrepancia es buena, pero siempre sin llegar al insulto personal, así que no vale eso de ampararse en lo de “pecadillos de juventud”. También sería bueno que ellos, los del Barça aplicaran esta misma norma de respeto a sus propios jugadores.

También para reflexionar, los nombres de los aspirantes a representarnos en Eurovisión; Xuso Jones, Maverick y María Isabel. Quitando el nombre de la última, veo poco representativos de España a ciudadanos con nombres tan poco españoles, es una muestra más de estos tiempos en los que llamarse Pepe o Paco empieza a ser algo exótico.

De Málaga, poco. Seguimos con calor y sin lluvia. Ayer pareció iba a llover algo, pero fue ilusión pasajera, así que es hasta posible irse con las uvas hasta la playa.

Y, ¡cómo no!, los de Limasa a lo suyo, a amenazar e intentar sacar tajada a base de amenazar con huelgas dañinas.

Ya han salido a la venta las sillas para la Cabalgata de Reyes, esa que el Ayuntamiento ha sacado del centro para beneficiar a otros.

Me voy. Hasta mañana       Pepeprado

Written by