Como lo de Manchester es lo más del extranjero, lo aparco para no dar más lustre a esos asesinos y luego habló de ello. Me vengo a esta tierra que tiene tela.

Aquí, más de lo mismo. Lo único pintoresco es la búsqueda de una nueva forma de figura política para los que perdieron el tren. Ahora se llaman a sí mismo, “hombres (y mujeres) de partido”, con eso esperan salvar sus bien remunerados puestos. Ahora, lo que también llama la atención es que don Pedro está abanderando otras resurrecciones, entre ellas la de doña Bibiana Aído, que por lo visto quiere ser otra vez importante aquí (o será que no ha conseguido aprender inglés) y ahora es de las que apoyan al Líder del Momento.

Dejemos estas cosas porque prefiero ver a qué estado de inmundicia moral ha llegado esta civilización. E esta inmundicia no es solo nacional, es de ámbito mundial, producto de la relajación de la moral y de la falta bases sólidas en las que primen la honradez y la altura de miras.

Esto es tan así, que en Inglaterra, aprovechando las muertes de Manchester, hay una serie de imbéciles que buscan su minuto de efímera gloria haciéndose pasar en las redes, ese habitáculo social que todo lo digiere, buscando esa “fama” del buitre, haciéndose pasar  por victimas que buscan a familiares perdidos o viceversa. Es difícil mayor escarnio y mayor falta de escrúpulos, pero seguro que se supera pronto.

Pero tranquilos, aquí también estamos ‘a la mode’, y, por ejemplo, tenemos a un mozalbete de 21 años qué, sólo porque un anciano (81 años) le recriminó que fuera conduciendo a toda hostia, paró el coche y le largó un puñetazo que lo estampó contra el bordillo de la acera, matándolo. Después se largó y ahora a ver que hacen con él. En el más puro ejemplo de esta sociedad pacata y asustadiza, la foto de la cara de este agresor, sale en los periódicos… ¡pixelada! seguramente para “protegerle”. Sin embargo, estoy seguro qué, si hay fotos del anciano muerto, estas se expondrán libremente al escarnio público, se expondrán a cara descubierta.

Por qué no, también en Málaga tenemos ejemplos de lo mismo. Uno de ellos, un jovenzuelo que ha sido detenido seis veces en una semana “por agredir a policías y negarse a abandonar el juzgado”. Por lo visto el pollo, “exige” le devuelvan 350 euros que le habían intervenido. Naturalmente, este pollo estará otra vez en libertad, y buscando el record de detenciones en un mes, por ejemplo.

También en ese capítulo de pérdida del oremus, aunque esta vez sin daños más que para las familias y su cuenta bancaria, están esas Primeras Comuniones, que ahora son actos públicos de exhibición de poderío paterno, y en los que se olvida que es el niño o niña quien debe ser protagonista, no la fiesta o el sarao que se forme.

Pero, ¡ay!, como vamos a pedir que la gente de a pie, se comporte, cuando los que mandan hacen y dicen las cosas que hacen y dicen. Como ejemplo menor, para no ir a las burradas nacionales, esta noticia local; “La mayoría de municipios se resisten a suspender la plusvalía en ventas sin beneficio”. Es una burrada, es una estafa, está incluso derogado, pero… lo vamos a cobrar, porque sí…

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España