Parece que a don Donald le están creciendo los enanos. Ahora es su asesor de seguridad el que ha tenido que dimitir porque se le ha visto demasiado el plumero con don Putin.

Por aquí todo ‘normal’, es decir, a lo nuestro, a nuestros juicios, nuestros enjuagues tradicionales, etc.

En lo de Bankia, salen a relucir las ‘alegrías’ de los chicos del Banco de España y de la CNMV que hicieron la vista gorda (cómo mínimo). Ya ha habido tres dimisiones, se verá en qué acaba.

Lo que sigue imperturbable es todo lo que afecte a los pujolines y compañía. Un correo demuestra palpablemente que lo del 3% era habitual, y ahora se va a “abrir” un pendrive, acto al que están invitados de honor todas las partes implicadas. Da igual, pase lo que pase, a estos no les va a pasar nada.

En cambio lo de la Gürtel va como un tiro, hoy van a decidir si entrullan a Correa y Cia., cosa que me parece curiosa, porque… ¿si están juzgados y condenados, que falta hace una decisión posterior? En fin, como esto afecta al PP estos sí irán al talego, a menos que… se envuelvan en alguna bandera como hacen otros.

De la política, mas más de lo mismo, decir que los partidos nuevos vuelven a parecerse a los viejos en todo, incluso en olvidarse de Málaga para todo. Esta vez ha sido Podemos, que no tiene ningún interés en saber de nosotros… como el PP, el PSOE, IU, Ciudadanos, etc…

La nueva estrella política va ser el nuevo presidente del Parlamento balear, un tal don Balti Picornell, carpintero del metal, republicano, filocomunista, anticlerical, filocatalanista,  animalista, y activo actor en redes sociales, desde donde pone a caer de un burro a todo el que a él no le gusta; Felipe VI, la Iglesia, etc… Da la impresión de estar permanentemente cabreado y querer fabricarse un mundo a medida. Él dice va a ser el portavoz de la ciudadanía. Ojo que este tío es la segunda autoridad de la comunidad autónoma de las islas. Va a sonar mucho en el futuro, a menos que… el sueldo y las prebendas lo dulcifiquen. Eso sí, ha conseguido que el PSOE isleño esté de los nervios.

Todas estas cosas hacen que la sociedad en general esté desatada. Incuso un acto tan insustancial como la elección para ver quién hace el ridículo este año en Eurovisión, se convierte en altercado mayúsculo. Llegaron incluso a agredir a un locutor de los 40 Principales porque a la plebe no le gustó lo que este había votado. Estamos en un pozo de mala educación y desmadre colectivo.

Sería digno de estudio que nos contaran cómo hemos llegado a esto incluso en lo de Eurovisión, certamen al que antes mandábamos a gente digna, que hacía papeles más o menos discretos. Hace años que mandamos jóvenes al suicidio profesional y a hacer el ridículo a nivel europeo.

En Málaga, otra muestra de esta sociedad desnaturalizada. Una joven se iba a suicidar en el puente de la Esperanza, y nadie acudía a evitarlo. La razón la dio un joven al ser preguntado; “Yo no me acerco porque si se cae, encima el ‘marrón’ me lo como yo”. Está todo dicho.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España