En las crónicas maúras, por si nos faltaba poco, han colocado un negocio petrolero a uno de la Gürtel, con lo que ya estamos en otro lio.

En Francia un coche ha embestido a seis militares que estaban en funciones de protección, y por si nos faltaran borricadas, los dos más bestias del mundo, el Gordito coreano y el Rubio yanqui, andan amenazándose mutuamente con tirarse bombas mutuamente, con lo que todos podemos salir escaldados.

Pasando a ‘nuestros’ borricos particulares, los de la ANC, esa extraña asamblea nacional catalana, dicen qué; “la independencia tire “sea cual sea” la participación”. O sea, que conque vayan a votar cuatro o cinco, ya se declara la independencia. Unos artistas estos tíos.

La palma borriquera se la lleva hoy el gobierno vasco. Se ve que por allá no debe haber ningún tipo de problemas, y que por ello se entretienen en cosas “importantes”. Han prohibido que se cante el Despacito de las narices… “por ser sexista y no sé qué más”. La cancion no es que sea un monumento músico literario, pero si empezamos con esto, caerán la Macarena, el Chiringuito, lo que tenía el Negro y hasta el Carro de don Manolo. Con la de problemas que hay, que estos que cobran del Estado pierdan el tiempo con estas chorradas es como para asustarse.

Por si anduviéramos cortos de chorradas, han reaparecido dos lumbreras nacionales. Don Llamazares y don Garzón I ‘el Justiciero’, se han fabricado un nuevo partido a su medida. Lo llaman Actúa y como todos, viene a salvarnos a los ciudadanos. Todo normal, aunque lo único que me preocupa es si el país está preparado para soportar a dos garzones a la vez actuando en pos de nuestra salvación. La nueva plataforma ya predica el entendimiento entre don Pedro y don Pablo. Por lo tanto, nada nuevo bajo el sol, otra cataplasma milagrosa más.

En nuestra provincia, salen los remedios milagrosos para curas que ya lo tenían. “Marbella estudiará formas de regular las despedidas «incívicas y salvajes»”. Esto, cómo lo de los turistas desmandados es sólo otro problema más creado por el güenísmo institucional. Todos esos problemas se arreglarían simplemente con aplicar las leyes que hay. A todo el que vaya por la calle haciendo el animal, hay que reprenderlo, pero como está mal visto detener o multar a alguien “por ejercer su alegría” no hay ningún tipo de control. Si un grupo mde amigos de mi edad, es decir “mayorcetes” fuéramos por calle Larios dando gritos, seguro nos llevaban a comisaria… ¿por qué? Simplemente porque saben qué; primero, tenemos dinero para pagar las multas, segundo, íbamos a aceptar nuestras culpas, y tercero, no íbamos a liarla en comisaria. Si esto mismo lo hacen unos jovenzuelos, llenos de tatuajes y hasta el morro de droga, o unos turistas desmadrados,y no te cuento si unos gays alegres, ¿qué hace la policía…? Quitarse de en medio, para “evitar problemas”. Por ahí arde el puro.

Curiosamente la ley funciona de forma rápida y eficaz para solucionarle los problemas a la gente que gana pasta; “Despido nulo, readmisión y pago de 5.445 euros brutos al mes a una falsa autónoma, que era la encargada de los programas nacionales del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU) del Ayuntamiento de Málaga”. Si esta autónoma fuera de las que ganan 600 o 700 euros al mes, seguro que los tribunales habrían tardado más.

Al menos esto ha servido para sacar a la luz los enjuagues para colocar a amigos de forma ¿subrepticia?

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España