La primera de ellas, ¿cómo no?, viene de trumpolandia, donde varios congresistas han consultado a un psiquiatra sobre la salud mental de su Presidente. Evidentemente no soy psiquiatra, pero visto el día a día del personaje, no hay que serlo para saber que el tarro de las ideas lo tiene muy desmejorado. El problemón es que el poder que tiene es inmenso ,y sus majaderías nos pueden meter en un lio a todos.

Una locura, esta vez más doméstica, sucedió en la India, donde dos pilotos de la compañía  Jet Airways, tras una violenta discusión, salieron a la vez de la cabina del avión, y uno de ellos, muy machote, le arreó al otro, una fémina, un par de hostias sin consagrar. Por lo visto, y gracias a los demás miembros de la tripulación, llegaron a una entente cordiale y se volvieron a hacer cargo de los mandos.  La compañía dice los ha suspendido (¡qué menos!), pero por si acaso, tomemos nota del nombre de la compañía.

Las locuras de por aquí, ya son más de nuestro desastrado día a día. Don Junqueras, anda anda pidiéndole al TS que lo deje brujulear por esos mundos de Dios para hacer campaña y presentarse a Honorable, cosa esta de la Honorabilidad difícil de encajar. El hombre, optimista donde los haya, dice que es para “ejercer la representación política como presidente”. Como para esto hay que mirar precedentes, no me consta que a ningún fontanero entrullado se le haya dejado libre para ejercer sus funciones, ni a ningún médico para ir a ver a doña Paquita. Este hombre ya está flotando, ahora le ha dado la vena ultra poética, y suelta chorradas tales como; “Me clavo en el pecho la espada que ya no me servirá para combatir”. Habría que mandarlo a USA y aprovechar la visita de los psiquiatras.

Los que sí que están muy cuerdos, aunque con la vena indepe hinchada, son los seis profesores que están declarando tras la denuncia de los hijos de guardias civiles a los que maltrataron. Como es natural, la defensa es la habitual; echarle la culpa a otros. Dicen que todos los, líos partieron de sus propios alumnos. Me pregunto, ¿los profes están para dejarse llevar, o para mantener el espíritu docente? Lo más gracioso es que estos berenjenas, salen en una foto con unas pancartitas en las que se lee “la escuela no se toca” (naturalmente en la lengua del Imperio), y es gracioso porque son ellos, precisamente ellos, los que no solo la tocan sino que la están desbaratando. Creo que a estos también les convendrían unos diitas en la trena.

También  es una locura lo que se ha desatado en Hacienda. Ahora la han emprendido con lo único que el pueblo llano considera suyo; la Lotería. Andan dándole vueltas a ver como consiguen quedarse con todo el premio, le toque a quien le toque; “Los técnicos de Hacienda piden que los premios de loterías tributen igual para empresas y particulares”. Como sigan así, para el año que vienen consiguen que al que le toque una pedrea, tenga que dejarla toda para Hacienda y que encima lo multen.

Las locuras malagueñas son más pintorescas. En Torremolinos, los munícipes andan perdiendo el tiempo como a ellos les gusta, en chorradas. Ahora la actual es discutir si a una calle se le pode el nombre de ‘Cristo Salvador’ o no. Es probable que se ofrezcan alternativas como ‘de Stalin’, o ‘del Chapo Guzmán’. Es decir, de gente de más indudables méritos.

Al pasajero que se volvió majara e intentó salir del avión por el ala, le quieren cascar una multa de hasta 45.000 euros. Muy bien, pero por el pelaje del ciudadano, y teniendo en cuenta en la compañía en que volaba, me parece que no ha visto esa cantidad en su vida. A ver como lo arreglan.

En la ciudad, la noticia es esta; “Muere al caer desde una tercera planta cuando intentaba entrar en un piso”. Al menos esta vez la víctima no ha sido el dueño del piso o la anciana que vivía allí.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España