Lo de viajar está de moda, ya hasta el Maúro se va a China para pedir algo.

Aquí, a pesar de que ayer se aprobó lo de sacar a Franco, lo que está de moda es saber distinguir plagios, y los programas ad hoc.

En esto, ya se sabe hasta el nombre de esos programas anti plagio, aunque estos son sólo una guía, es después el tribunal quien tiene que valorar sus resultados. Por si acaso, alguien ‘muy imparcial’ desde la Moncloa ya ha dicho que don Pedro ha aprobado el examen, que “solo” se copiaron 45 páginas de otros. Y que “él” no plagió nada. Hay quien piensa que esto es verdad, que “él” no plagió, porque él no hizo su tesis, que la hicieron otros, entre ellos un miembro del tribunal y su directora de tesis. Estos dolores de cabeza salen por hacer estas rimbombantes declaraciones previas, largadas en la moción a Rajoy: “hay países donde se dimite por plagiar tesis”. Es esto, en su propia elegía a la ética, lo que se debería pensar el Presidente okupa. Eso sí, esos programas si han dicho que la señora Montón copió “sólo” el 58% de su TFM. Todo muy edificante.

En la privada, especialmente si es en el extranjero, la cosa funciona de otra manera. El doctor Baselga, que era Director médico del Memorial Sloan-Kettering Cáncer Center de Nueva York, ha dimitido por el escándalo de sus cobranzas escondidas. Lo ha hecho sin más, sin buscar apoyos para sus desmanes. Así debe ser.

Mientras, el Divino Pedro sigue en su campaña feminista. Su nuevo Jefe de Seguridad del Presidente es, una (otra) mujer. Se llama María Marcos y que se sepa no tiene doctorados pendientes. Era “la jefa de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría General de Policía Judicial, encargándose de dirigir y coordinar la investigación y persecución de las actividades delictivas”. O sea, que a su casa viene.

El chiste sobre gastarse pasta viene hoy de Mallorca, cuyo Consell permitió pagar 1,2 millones por un chalet que vendían por 950.000, pero para dejar esto en mantillas, el Ayuntamiento de Palma le pagó un viaje a Pistoia, en la Toscana, a una de sus concejalas, la socialista Susanna Moll, “para conocer como funcionaban unos aires acondicionados”. Maravillosa entrega a su trabajo la de esta concejala, siempre dispuesta a sacrificarse.

De Málaga tengo algo curioso, y para lo que requiero del espíritu crítico de mis aguerridos lectores. Va de las imágenes insertas.

En un par de ellas se ve eso que el director del CAC y nuestro alcalde consideran “grandes obras de arte”, aunque yo, más modestamente, las llamo muñequitos. En la otra, se ve algo que hacen mis nietas, Clara y Vega, de 8 y 4 años, con unas piezas que les regalan o compran, no estoy seguro, en unas grandes superficies. Personalmente no veo haya tanta diferencia como para dejar que los niños vayan “decorando” las fachadas de las ciudades con estos nuevos muñequitos, pero claro, no sabemos las contraprestaciones que el llamado artista dio, o lo que él sacó para sí mismo. Yo, que creo que el Arte, así con mayúscula es algo muy respetable, y qué, lo que haga cualquier cantamañanas, por muy mediático que sea, no se puede asimilar a arte, prefiero, dejando aparte mi nula imparcialidad, los llaveros que hacen mis  nietas, a ver las fachadas de Málaga, que además son generalmente de propiedad privada, entregadas a los delirios de algún caradura momentáneo y al aplauso de neo progres de boquilla de esos que tanto pululan hoy en día. Salir en los medios, puede darte popularidad, pero lo que no te da siempre, es categoría, y mucho menos, cualidad de bonhomía, si acaso pueden dar… calaña.

De otra cosa importante, del tiempo, hoy volvemos a tener aviso de desastres climatológicos, de lluvias torrenciales. Me dio pena ver las imágenes de Ronda de ayer, y creo que es que toda el agua que había que repartir por la provincia se la llevaron los pobres rondeños. A ver qué pasa hoy, aquí en la capital.

Por si acaso, dice el periódico qué, por eso del aviso de lluvia, se han suspendido “Ocho salidas procesionales, (…) para este fin de semana en Málaga”. En esto de sacar procesiones pienso se nos ha ido la mano, ocho procesiones para un finde, es casi una Semana Santa encubierta. Pensemos en ello.

Hasta mañana.                    Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España