Antes de entrar en, materia, aclaro que estamos en semana blanca, y qué, como abuelo en ejercicio, no puedo garantizar la seguridad de publicación a las horas acostumbradas de estas reflexiones diarias. Vamos a intentarlo hoy.

En Venezuela, mejor, a sus puertas, siguen los, líos y las tensiones. Hay deserciones entre los del Maúro y heridos entre los pobres. Que se sepa ninguna de los próceres del chavismo ha resultado nunca herido. Bueno y el señor Bardé que se preocupa mucho por estas cosas se ha ido a los Oscar a gritarle a don Trump por el otro Muro, el de Méjico, pero esta muralla de fusiles y bombas de humo no le importa tanto.

Aquí, por ser Carnaval, la materia de las noticias las copa el Tal Sánchez, que se ido al sur de Francia según él, a pedir “perdón, tarde, pero con orgullo» a todo el exilio español. Ha aprovechado el tirón de don Antonio Machado para colgarse otra medalla. Ahora habrá que esperar a que vaya a Paracuellos a hacerle el desagravio, por ejemplo, a don Pedro Muñoz Seca…, ¿o no?

Para su campaña se está cubriendo de gloria. Por un lado, se gasta 121.000 € en “un contrato de urgencia” para qyue le den vaselina mediática a él y a su apéndice, la vice doña Carmen Calvo, y les retransmitan en directo cualquier acto fuera de España, aunque él lo llama “el territorio español”, que hagan durante estos cuatro meses.  Para contrarrestar este gasto, pide a los demás que trabajen gratis, y por ejemplo hace un concurso para remozar el logo del PSOE para pagarlo… a 0 euros. Él si va a seguir cobrando, no nos liemos.

Dicen que tiene un plan, no para gobernar el país, que eso ya lo harán otros, sino para mantenerse en la Moncloa. Consiste en aguantar como sea seis meses y después pactar con C’s. No se sabe que opina C’s de esto, pero por si acaso, doña Cristina Narbona ya les está dorando la píldora; “pide por carta a Rivera que reflexione y reconsidere un pacto con el PSOE tras las generales”.

Sus votantes no deben haberse enterado de lo que hay, porque exigen a sus dirigentes “que no haya indultos en el 1-0”. A ver qué caso les hacen.

En la esquina martirizada del país a lo suyo, a dar la coña. Aprovechando lo del Mobile Market, cada cual ha sacado su mala educación a pasear, y a meter la pata. Claro que como ya no les hacen caso más que sus fieles, todo el mundo ha pasado de presidentes de segunda y alcaldesas lenguaraces. En la calle sus obedientes andan quemando banderas para “cumplir”. Se ve que para cobrar tienen que llevar trapos quemados.

Tiene gracia, dentro de la gracia que tienen, que el Títere dijo que “había un informe sobre los 20 grupos de ultraderecha que agreden en Cataluña”, pero cuando se han puesto a buscar él informa resulta que no existe. Este como dice lo que le ordenan sin recapacitar, mete la pata a cada momento. Bueno, como tiene una hormigonada faz, él sigue… a lo Tacatúm (¿os acordáis?)

De aquí. En Torroles los padres de aspirantes a ser alumnos, han recurrido a detectives privados para “perseguir el fraude en la escolarización”: Esto quiere decir que eso de las zonas, los puntos por parentescos, etc… se lo pasan por ahí. ¿Tendrá esto algo que ver?; “Educación modifica el área de escolarización de una treintena de centros”.

De Málaga capital voy a poner dos fotos. La primera es de la plaza, del sábado. Abarrotada, como ha estado todo el finde (doy fe), y plena de pueblo con ganas de hacer el ganso. Es decir, lo normal, lo previsto.

 

 

La segunda foto, es más personal, más íntima. Del domingo, cuando mi amigo Paco, mi Maru y yo, fuimos al María Cristina para ver, y especialmente oír, a la orquesta del Musizierfgemeinschaft del Mozarteum de Salzburgo. Fue un concierto espectacular, con una solista, Teresa Wakolbimger, que es un compendio de virtudes; una chica muy joven (no aparenta más allá de los 17/18 años), guapa, con un tipazo estupendo, una sonrisa que arrasa, y… un virtuosismo con el violín que dejó pasmado al público.

Todo esto, puede parecer es algo personal, pero es que… sentimos vergüenza ajena. La Orquesta, cuyo director para mayor inri es español, don Juan Rodríguez Romero, la componían (creo) unos 21 profesores. Y es que el amado público éramos… unas 20 personas, es decir, eran casi más músicos que espectadores. Aclaro que la entrada eran unos modestos 10 euros, pero importó poco. Cuando comparo esta asistencia con las masas enfervorizadas que han pululado vestidas de máscaras por Málaga, repito, me ha dado una mezcla de vergüenza, pena y desencanto. ¡Que le voy a hacer?, esta es la sociedad que hemos creado y lo que apreciamos la diversidad cultural.

Hasta mañana.                    Pepeprado

 

61935

Written by Pepeprado
De Málaga, España