Del exterior, la noticia es que Italia no va a ir al Mundial de Rusia. Desde que España le ganó, y de penalti, por fin, en aquel europeo de Luis, no han vuelto a levantar cabeza. Estaban acostumbrados a ser los gallitos del corral y no lo digirieron.

A lo nuestro. Ya ha tiempo que se perdió eso que se llamaba vergüenza torera en este país. Los angelitos del Junts pel Sí, decían unas cosas y por detrás planeaban otras, entre ellas, resucitar esa mili de la que tanto despotricaban, y dar “la defensa” de su república en alquiler a cualquier otro país.

Pero esta desvergüenza no es solo de los chicos del Caganet, también por otros lares se ven cosas que ya yá. En eso de la Manada, siguen los interrogatorios, es una de las cuestiones que tiene que resolver la Justicia, si aplicar leyes para aplacar políticos, o impartir justicia y mandar a esta salvajes al trullo para muy, muy largo tiempo.

Si no los mandan, le estarán dando la razón a ese, nada menos que, 27,4% de los jóvenes que ve lo más normal del mundo la violencia en la pareja. Este es uno de los frutos de esa política del güenísmo institucional que estamos viviendo.

También desvergüenza en la presencia del señor Billetero en el Senado. Tras verlo, la única consecuencia que saqué es que me dan pena los que este tipo ha estado adoctrinando desde su púlpito universitario.

Aunque, como pasa mucho, la mayor desvergüenza nos venga de por aquí. La Junta de Andalucía “ha multado con 170.000 euros a un convento con trece monjas”. Dice ha sido “por restaurar el órgano sin permiso”. Es mentira, eso lo han hecho otras congregaciones y no ha pasado nada… porque pasaron por el aro. En realidad las han multado porque se han saltado el monopolio que desde la JA tienen para eso, con una empresa en particular. Que este órgano lo esté restaurando otro artesano… sin cobrar, es lo que ha desatado la venganza de la Junta. Eso no pasó con las restauraciones de Gilena, Alcalá del Río, Catedral de Jerez de la Frontera, Palma del Condado, etcétera, que sí fueron dóciles y se entregaron a la empresa patrocinada. Una vez más cabe preguntarse hasta cuándo y hasta donde, se van a permitir estas mafias institucionales y cuando se van a investigar esas “actuaciones” tan particulares.

Ya en nuestro terreno, también se hallan estas cosas de la desvergüenza moral. Por ejemplo, ayer se vino aquí la Vicepresidenta, doña Soraya para demostrar que el Estado tiene buena memoria; que cuando hay algunas elecciones a la vista se acuerda de Málaga, aunque a veces tenga hasta que preguntar cómo se llega aquí. Vino a echar sobre la ciudad esas falsas flores y esos fementidos elogios que se guardan para estos casos, por lo visto fáciles de olvidar al pasar Despeñaperros. Llegó hasta decir que “Málaga es hoy un referente de la marca España”. Con eso, nos despachó. Lo del Medicamento, el quedar fuera del corredor mediterráneo, etc… no merece la pena hablarlo. Nada por supuesto, de si hay algún plan nacional contra esta ‘pertinaz sequía’ que ya es preocupación nacional, pero que en Málaga es tragedia local. De eso, nada. Es decir, lo de siempre.

En el capítulo industrial, hay dos grandes noticias. En una nos enteramos que hay “un grupo inversor de Miami” que ha comprado parte de la Equitativa. En otra que hay 85 personas optando a 20 nuevos puestos de castañas en la ciudad. ¿Será esta última, una iniciativa del Gobierno central para industrializarnos?

En fin, con la pregunta de si lloverá este mes… o el siguiente, o el otro, etc… nos quedamos.

Para el final, la gilitontéz mayúscula; “Un joven se inyecta litros de aceite en los brazos para ser ‘Popeye’”. Los hay que si son más tontos se rompen, se deberían meter a políticos.

Hasta mañana.      Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España