Esto en guirilandia es día considerado como de mala suerte, algo así como el martes 13 nuestro, pero a mí, que nací en martes, 13 y con tormenta, esas cosas no me las creo, especialmente porque en esos días, ya sea martes o viernes, siempre hay gente a la que le toca la ONCE o le salen las cosas bien.

Por ahí fuera, pocas novedades, siguen matándose y haciendo cosas raras. En Alemania ha aparecido una mujer descuartizada, y ya se sabe seguro, que no ha sido Puigmamón, y a Suiza le cae otro problema, la otra fugada, la tal Rovira va a pedir “asilo político”, Estos siguen a lo suyo, querer ser perseguidos políticos, cuando son truhanes de lo más normalito.

Aquí, como somos tan originales, la mesa del Parlament, capitaneada por el Cabo Cuartel, don Rogelio Torrente, va a querellarse contra el juez señor Llarena. Ayer escuché al señor Boadella, y lleva razón, esta gente son una secta, y cuando se reúnen se les sube el ego hasta el cerebro y los anula. Claro que esas cosas las hacen con el dinero de todos los catalanes, incluso con el de los que no los han votado.

Mientras, uno de sus apoyos exteriores, los chicos de Podemos, andan a la greña entre ellos, y el Capo di tutti capi, reprende a uno de sus ejecutores en público; “Iglesias contra Errejón: “Ni media tontería, Íñigo”. Este desde que sabe que va a ser padre está entrenándose para controlar a los niños revoltosos.

Ahora hablemos de másteres y demás lujos. Del lío actual se puede decir que está claro que ha sido un enjuague bastante mal hecho, muy chungo, vamos. Ya han suspendido al Director del lio, y caerán más. Pero, como decía hace un par de días, estos que querían meter a un determinado partido en un lio, han hecho un pan como unas tortas, porque ahora está saliendo chapuzas similares por doquier. Sin embargo, esta mañana, por primera vez, (menos mal, aunque sea tarde) y gracias a don Fernando Savater, he escuchado algo sobre un tema que siempre me ha llamado la atención. Ahora, se ha liado por un master que no va a ninguna parte ni sirve para nada más que para dar escaso lustre a un currículo, pero…nunca, nadie, se ha preguntado nada sobre esos títulos que las Universidades Vascas regalaban a los etarras para que les redujeran condenas. En esos casos no eran másteres de chichinabo, sino títulos y licenciaturas a cambio de cursillos fantasmas. Y nadie decía ni pio. Se regalaban títulos con solo pedirlos y acreditar el gen vasco, y a nadie le parecía mal. Ahora, nos rasgamos las vestiduras por un, o unos, casos en los que solo se ventilaban las aspiraciones ególatras y egoístas de algunos, pero antes, cuando se beneficiaban asesinos y secuestradores, ningún partido de esos que ahora están y van, vociferando hizo, siquiera, el más leve comentario sobre el tema. Volvemos a eso de las varas de medir. Al menos, gracias don Fernando, reconforta saber que al menos somos dos los que en toda España nos preguntamos esto y nos avergonzamos de esas cosas.

Aparte esto, los vascos van a apoyar los presupuestos, ya que son los más interesados al ser los que más se llevan, y ya hay quien dice haber descubierto que estos, los presupuestos, además, esconden “la fórmula para condonar deuda a las CCAA”. Es decir, que hay más negociaciones bajo cuerda, en las que a cambio de pasta, se van a “ajustar” cosillas y se van a dejar sin pagar deudas millonarias.

Hoy tengo un motivo de alegría personal. Siempre me he tenido por bastante despistado, cosa que entre otras cosas, conduciendo, me ha hecho ver mucho mundo al equivocar los caminos, y a llevarme alegrías cuando reencontraba cosas perdidas., pero ha habido una pareja en Galicia, que me ha devuelto la fe en mí mismo. Volvían de una boda, seguramente alegres y dicharacheros de verdad, y el fulanito… ¡se olvidó a su pareja en el coche! Encima, a los dos se les había acabado la batería en sus móviles, y la menganita se pasó varias horas encerrada en el auto, la tuvo que rescatar la Guardia Civil, porque el fulano se había ido a casa sin echarla de menos. Lo que no explica la noticia, es que clase de coche llevaban que no se podía abrir desde dentro, o es que a la encerrada no le funcionaba el cerebro para levantar un pestillo. Menos mal, estos son peores que yo  para estas cosas.

Me voy, porque de Málaga solo he visto que el Ayto. sigue en su campaña de cerrar el centro, hasta en Feria. En vez de encarar el problema de la masificación, lo que quieren hacer es llevarse la masa a otro lado; “Las casetas del Real no podrán cerrar a mediodía”.  Todos para allá.

Hasta mañana           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España