Seguimos por estas tierras. Como es natural en viajes por carretera, y si quieres ver algo, no tengo mucho tiempo para escribir estas cosas. Y mucho menos para castigarme demasiado oyendo o leyendo noticias, así que las paso a vuelatecla.

En ellas me entero que doña Theresita y sus ingleses dicen que se quieren ir de Europa pero se van a presentar a las elecciones europeas. Es decir, no perder los sueldos ni los ingresos que se reparten por Bruselas. Normal en ellos. Los admiro, tienen una cara que se la pisan, pero siempre barren para su país, no como los nuestros que van allí a ver cómo nos auto perjudicamos.

Otro que anda en su nube es el Papa Paco. Tras decir que no vendrá a España “hasta que no haya paz”, darle cuerda al señor Évole y hacerse hasta ahora el sordo a los líos catalanes, ahora se descuelga nombrando arzobispo a un cura trabucaire y pro independencia. Después, cuando el Gobierno correspondiente no dé a los cristianos un buen trato, no podrá quejarse. Él no es que se esté esmerando en amparar a su grey hispana.

Y mientras yo circulo por estas tierras, me entero que el antiguo Campamento Benítez no se puede hacer un parque para no molestar a los sapos. Con la cantidad de sapos que nos tragamos los malagueños cada día, sorprende que este no se pueda digerir.

En uno de esos sapos ya tradicionales, don Paco de la Torre ya ha “anunciado medidas” para que as los guiris en bicicleta no los multen, que sólo multen a los españoles y no a todos, solo a los más tontos, a los que pagan impuestos, por ejemplo el de rodaje. Para dar ejemplo pide montar un evento internacional en 2026 nada menos que sobre “innovación y crecimiento sostenible”… de y para algunos.

En fin, esto mejor dejarlo. Pongo cuatro fotitos.

 

 

 

 

Las dos primeras son una del Parador de Jarandilla de la Vega, otra de esas raras que a mí me gustan para que echéis la mente a volar.

 

Las otras dos son de Yuste. Hemos venido expresamente para visitar el Monasterio donde el rey Carlos echó sus últimos días descansando de sus súbditos, y, ¡oh maravilla!, como se ve en el cartel, el próximo viernes hay una entrega de premios, y ya, “toda la semana” está cerrado el Monasterio al público llano. Emociona saber el respeto que hay hacia políticos e ilustres y el desprecio hacia los tontos que intentamos darnos una manita de cultura de cuando en cuando.

Y dejo esto, porque voy a algo importantísimo; a pisar las mismas calles que pisó el ínclito señor ZP. Estamos en León y respiraremos el aire de cultura, afabilidad e inteligencia que este personaje ha dejado impregnado en esta ciudad, a intentar localizar sus pensamientos ya que debió dejárselos por aquí.. Deseadme suerte.

Hasta mañana         Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España