20N y su deriva

Dejemos aparte que los yihadistas siguen en sus trece y ahora están matando en Mali, en la toma de un hotel. Eso ya lo están explicando los gurús mediáticos.

A lo que vamos es a la fecha, 20N, una fecha en la que no sólo palmó Franco y el país cambió, sino qué, también palmó políticamente hace cuatro años don Joséluis. Y este último, menos mal que fue apartado, porque es terrorífico imaginar si las cosas que están pasando nos hubieran pillado con él al mando. Fácilmente ya se habría independizado Cataluña, posiblemente también el País Vasco y en esto del yihadísmo les estaríamos dando subvenciones a los terroristas.

En fin, que esto de los aniversarios es bueno para pararse a pensar y eso voy a hacer. La noticia de que la CUP ya se la está envainando y va a permitir la investidura de don Arturete, como es cosa que ya preveía, no me sorprende. Tampoco me sorprende que los periódicos anden pendientes de lo que llaman “los restos del franquismo”, que manda güevos que veinte años más tarde aún sigan con esta tabarra.

Lo que sí me llama la atención e incluso me preocupa, es algo que puede parecer nimio o intranscendente, pero qué, cómo síntoma es preocupante. Es la noticia que leí hace un par de días de que RTVE va a cancelar su serie sobre Carlos I de España y V de Alemania, cómo se decía en mi bachillerato.

Esto puede parecer es poco importante, realmente es, según mi punto de vista, preocupante. He visto un par de trozos de capítulos de ella, y me pareció una buena serie, bien ambientada, digna y razonablemente bien documentada, es decir una buena forma de “enseñar”, aunque sea tangencialmente, Historia de España. Pues bien, según la noticia, la razón es que tiene poca audiencia. Es lo que me preocupa, un país donde la dramatización de su historia le importa un pijo a la mayoría, mientras que los grandes hermanos, las belenes estebanes y los jorgejavieres lo petan, es un país enfermo. Es posiblemente, un país sin solución y es la vía para qué ser aspirantes al Congreso o al Senado, sean una vía para casi cualquiera. Ya se ve normal que para aspirar a puestos de responsabilidad, se presenten mindundis que a veces no saben hacer la O con un canuto y qué, a lo único que aspiran, es a vivir a lo grande. Es posible que esto sea lo que nos hemos buscado, y que esos veinte años los hayamos desperdiciado en chorradas políticas, chalaneos mercantilistas, y planes de estudios suicidas, y lo peor es que veo pocas ganas de arreglarlo.

Se ve por ejemplo en esa otra noticia marginal, la que dice que “Una profesora de catalán amonesta a un alumno en Palma por decir: “¡Viva España, viva el Rey!”. Es sólo un ejemplo de lo que somos y la causa de mi cierta desazón personal. Es quizás un mal resultado de mi costumbre de mirar los pequeños detalles para no encharcarme en las “grandes noticias”. Tendré que revisar esta costumbre mía.

Mientras, en Málaga, seguimos dedicados a los grandes eventos que mueven el mundo. El proceloso asunto de las multas a las ambulancias sigue coleando, ahora la Policía Local se tira al ruedo tecno fotográfico y dice que la foto del evento “está falseada”. Apasionante.

Y se abre una nueva vía de investigación social; “Poco a poco el público descubre lo que es un gastrobar”. ¡Dios en lo que ha derivado el ir de tapas!

Hasta mañana / Pepeprado

Avatar
Written by