Guapas

Tras el vistazo mediático reglamentario, constato sigue la campaña de despiste del sanchísmo, al que solo se le ha escapado la foto en alpargatas  del Amado Líder. Todo es hablar de los talibanes, olvidar quien metió a este país en aquella guerra, ZP, y buscar excusas para el tarifazo. Incluso, por si acaso, se ataca a las centrales nucleares… que quedan; “Tarragona. El CSN avisa del funcionamiento erróneo de una válvula en la central nuclear de Vandellòs II”. Por supuesto, hablar de Ceuta y Melilla o de estos menas, ni flores; “Cuatro menas con antecedentes violentos agreden con cuchillos y botellas rotas a un menor en Melilla”. Resumiendo, lo habitual, por eso, voy a hablar de otra cosa muy a nivel calle; de las Guapas.

Vamos a ver. No hace tanto, llamar guapa a una señora o señorita, era simplemente detalle admirativo hacia su gentil donosura. Es cierto que a veces, decir a alguna eso de; ¡Oye guapa! ¿Tú de qué vas?, podía ser algo más guerrero, pero ahí el matiz belicoso lo daba más la entonación que el propio vocablo. Ahora, el rifirrafe del pleno del ayuntamiento de Zaragoza, saca a la luz lo que ha variado el asunto… y lo peligroso que se ha vuelto. Porque, yo estoy en peligro. Soy muy de llamar guapa a familiares, amigas, camareras, dependientas, y demás elementos femeninos conocidos, siempre en plan amistoso y sin ánimo lujurioso de nada más. Reconozco humildemente que también, cubro mi despiste al no recordar algunos nombres y así quedar educadamente amistoso. Eso, hasta hoy no tenía mayor importancia, pero por lo visto, puedo estar incurso en pleno delito de machismo, ser miembro del heteropatriarcado rampante, y por tanto elemento, que no persona, a vigilar. Imagino he vuelto a incurrir en esos neo pecados, al hablar de señora y señorita, pues eso también levanta sospechas. Lo me llama la atención, es que llamar señora o señorita a una fémina pueda ser “un desprecio a su condición femenina”, aunque eso sí, haya que llamar “señoría” a gente como ‘el Rufián’ o similares. Cómo diría aquel presidente del Parlamento… ¡Manda güevos!

Todo se incardina en la neo política de ultra corrección política vista por algunos a su personal beneficio. Que sean maleducados los que impongan nuevas normas de educación, no es raro, cuando están promoviendo y promulgando leyes y normas sobre trabajo y pensiones, gentes que no han currado en su vida y que en cotizar no tienen historial propio. Lo peligroso, es que al abrigo de esos dirigentes/as/os, cualquier cosa vale. Así, si una ciudadana desesperada quiere algo, con sólo irse a los juzgados y denunciar a alguien  por malos trataos, insultos, o porque le llegó tarde a la hora de comer, al fulanito, para empezar, el juez, o la jueza de turno, al abrigo de las leyes actuales, lo entalegan. Después, ya se verá. Como ejemplo externo, (para no pisar charcos hispanos), en USA al cantante Bob Dylan lo acuso una ex-señorita, de haberla violado en Nueva York… hace 56 años, cuando ella era menor. Preguntas sobre qué hacía una menor por esos barrios, o porqué ha estado 65 años callada, parecen no pertinentes para nadie, pero… esta vez, el atribulado cantor protestón, ha tenido suerte; ha podido demostrar que en esa fechas, él estaba unos 5 o 6 mil kilómetros… cantando y en mucha mejor compañía, doña Joan Báez. Aquí es difícil qué, por ejemplo, un señor de Albacete pueda alegar que estaba en las Bahamas enderezando plátanos cuando lo acusen de algo, así, el asunto es peliagudo. A los notarios se les acumula el trabajo. Ahora a más de tener que estar de coito presente para atestiguar si alguna vez durante la coyunda se pronunció el ominoso término ¡¡¡no!!!, tendrán que ejercer de acompañantes de algunos, para siempre poder demostrar donde andaban en determinados momentos. Es pues lo de notario, una profesión de futuro, ya mismo se podrá sacar el título por Internet. Con esto, dejo mis temerosas elucubraciones sobre el tema, aunque con mi personal despiste, seguro seguiré llamando guapas, a las señora o señoritas a las que trato… y que sea lo que Dios quiera.

Por lo demás, se ha tenido que reunir un Comité de Expertos para algo terriblemente complicado; “proponer aumentar a seis el máximo de personas por mesa en el interior de restaurantes y bares”. No especifica, por ahora, el Comité, raza, religión, sexo o edad de los seis afortunados. Cuando vuelva doña Irene de adoctrinar a los talibanes afganos, ya lo ajustará ella. En esa mi preocupante preocupación (reiteración léxica para que se vea lo preocupado que estoy), por la Educación, se avanza; “Educación consolida la figura del profesor prospector para la FP Dual”. Se ha creado una nueva figura docente, el profesor prospector. Todo controlado, con esto se arregla la Educación para ese futuro donde ya no estaré.

Hasta mañana,o al menos, eso espero,                          Pepeprado