Prueba… con gaseosa

Dicen que lo experimentos hay que hacerlos con gaseosa y no con champán del caro, y eso hago. Esto no es un post al uso, es simplemente para saber si operativamente el blog se ha recuperado, para lo que espero noticias por parte de algunos/as/es de los que se atreven a leerme para comprobarlo.

En estas semanas que he estado callado, han pasado cosas. Según las teles, sólo el incendio de Sierra Bermeja y ahora sólo y exclusivamente el volcán de la Palma. Según estas, las televisiones, nada más aconteció en el mundo mundial.

Así, que don Boris I de UK siga desvariando aunque sus ciudadanos estén sufriendo “su” Brexit en sus carnes, casi no ha aparecido hasta ahora. Cosas así, o más gordas “no interesan”. De aquí, no digamos, ni siquiera que el TS haya condenado al rastas de Podemos por patear a un policia, o que las okupaciones sigan subiendo (hoy se sabe de una anciana de 82 años “echada” de su casa por los okupas), ni de los millones que Chávez (el de allí) y sus amigos derramaron sobre Podemos han merecido la atención de los mega medios.

El Gobierno, o algo parecido a un Gobierno, ha estado ocupado con las grandes cosas, por ejemplo, decidir que  va a obligar a los ciudadanos a hacer un curso de capacitacion antes de… tener perro. A estos, a los cánidos, no a los dueños, ya los ha nombrado “«seres sintientes», bello neologismo que emociona al personal. Lo importante para ellos, para los gobernantes, aparte de sobrevivir entre ellos de sus propias cuchilladas internas, era llegar como han llegado, al “¡¡¡ Exprópiese!!!” de su ídolo bolivariano. Lo hacen con una ley que se han sacado de la manga, aunque no se sepa de qué manga. Y, lo imprescindible, al más puro estilo bananero, comprar votos de los jóvenes regalándoles pasta para “cultura”, siempre que en esa cultura no entren los toros. Ni, por supuesto, del “cariñoso” recibimiento al MarlasCa en Córdoba donde batió el récord de pitadas.

En nuestro ámbito andaluz, siguen apareciendo noticias sobre bellas acciones del aspirante a Jeque del Sanchísmo, y sus enchufes a amigos y familiares regados con opíparos sueldos y subvenciones… antes de tener el mando. Inimaginable será cuando lo tenga (si lo llega a coger) la cantidad de coleguillas que podrá enchufar. En Málaga, aparte del golpe maestro municipal de cortar la calle Carreterías para que no se pueda llegar al Centro, lo más comentado son los preparativos para la Magna, la procesión de procesiones del fin de mes, y si acaso, por lo que me pilla de cercanías, el intento de colocar una estatua del amigo Chiquito en el Pasaje Chinitas, allí en el cruce del pasaje, donde se cambian los adornos cada pocos años.

En fin, nada nuevo bajo el sol. De la desgracia de las criaturas de la Palma no hablo porque para eso ya están los telediarios afectos, solo recordarlos y compadecerlos. Con esto termino el experimento, y espero ver si el extraño asunto del blog ¿escondido? está solucionado. Según vaya, volveré al tajo o me acuartelaré definitivamente.

Hasta cuando sea,o al menos, eso espero,                          Pepeprado

2 respuestas a «Prueba… con gaseosa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *