A caer de un guindo

En Trumpolandia deben estar muy aburridos cuando se dedican a estos estudios; “Polémica por un estudio del New York Times que determina que los españoles no son de raza blanca”. Según el estudio; “el 80% de las personas más poderosas de  EEUU son de raza blanca, pero no las nacidas en España y Portugal”. Aquí, esta noche, no dormimos. Otra gilitontéz; “Adiós al saludo con el codo: la OMS recomienda evitarlo y propone llevarse la mano al corazón”.

Voy a ir rápido para poder hablar del guindo. El Amado Líder sigue buscando quien le apruebe los presupuestos… como sea; “mira de nuevo a ERC para aprobarlos”.  Se lo ha impuesto Pablo. La Fiscal de apropiado nombre, Dolores, dice no es preciso reformar las leyes para luchar contra los okupas. Le echa cara al asunto y dice; “ya goza de una respuesta suficiente en el ordenamiento jurídico”. ¿Sí? Que nos lo cuente. Claro que el ministro del ramo, señor Campo es aun más ¿pintoresco?; “La Justicia no está politizada en lo más mínimo”. Defiende el sistema actual de elección ante quienes quieren modificarlo. Hablando de líos tribunalícios, dicen, aunque no me lo creo; “El TS podría inhabilitar a Quim Torra esta semana”. No caerá esa breva.

Voy a la caída del guindo. Ha sido la mía. Pasa que cuando tienes muy cerca a alguien, o algo, no reparas en sus cambios, y, a veces, ni en su salud. Cómo lo ves cambiando gradualmente, no caes en la cuenta. Cuando es, a alguien o algo que ves muy de tarde en tarde, es cuando te das cuenta de lo que ha cambiado. Eso me ha pasado a mí. Este finde, por razones familiares, mi mujer y yo hemos ido a pasar una noche a Marbella, lugar al que hacía años no volvíamos, (llegué incluso a trabajar allí unos meses). Nuestros recuerdos eran de una zona bulliciosa, burbujeante, donde la alegría campaba por sus calles y playas. Era una delicia, y te sentías marbellí con sólo estar allí. Ahora… ¡Dios! Es cuando me he caído del guindo, un talegazo. Es cuando he visto el fin de una era cara a cara. Fuimos al mediodía del sábado, ¡de un sábado! a Puerto Banús; era prácticamente un cementerio. Dos o tres pizzerías, algunas tiendas, vacías siempre, y algún que otro restaurante, generalmente indio, o simplemente de kebabs y similares. Por la noche, al centro de Marbella, repito, sábado de septiembre por la noche, y más de lo mismo. Sólo un par de calles, cortas, con un mínimo de animación, el resto, simplemente muerto. De los más valientes, los chinos, sólo lo más humildes abiertos, con el dueño o la dueña sentados esperando. Los más grandes, como todos, cerrados. En nuestro hotel, cuando fuimos a tomarnos el gintónic reglamentario, sólo uno de los restaurantes estaba abierto, con 5 o 6 comensales. En el bar de copas… sólo nosotros dos (cuando nos íbamos, llegó otra pareja a relevarnos). La vuelta a casa, el domingo por la mañana, a carretera vacía y sin tráfico. Ha sido mi caída del guindo. La situación en nuestras cercanías son igual de malas, pero las hemos visto ir empeorando poco a poco, pero ahora, al mirar al enfermo al que no veías hace tiempo, es cuando se te cae el alma por su deterioro.

Mientras, nuestro Gobierno jugando a las casitas; “Sólo ha repartido a las autonomías el 24% del material contra el Covid”. Dice lo guarda; “en una “reserva estratégica” y admite; “que no ha llegado todo lo comprado”. Deja nos abandonen los turistas y fomenta la llegada de pateras, “Fuerteventura rechaza el realojo de inmigrantes en hoteles de la isla ordenado por el Gobierno”. Claro, que me he enterado del porqué. Se debe a un acuerdo, sistemáticamente ocultado, con la UE por la que esta le paga “al Gobierno” por los aceptados. Lo hace como con las reses; a tanto la cabeza de ganado aceptada. Por eso, está vendiendo Canarias a las mafias, por dinero para ellos.

Deja que la menestra de des-Igualdad justifique se acuse a inocentes por la muerte de mujeres, o que la jueza de los ERES haya resuelto sólo el 2,7% de sus asuntos y haya archivado, del tirón, el 26%. En Andalucía nos venden como una heroicidad esto; “Dos consejeros andaluces del Gobierno de Moreno renuncian a la ‘casa gratis’”. Es una paga a los 75 que residen a ¡más de 60 Km de sus domicilios habituales! A mi mujer, cuando ejercía el magisterio la mandaban donde querían y ni un duro. Estuvo hasta en Peñarroya, Córdoba, a 230,4 Km y, por supuesto, no le pagaban el sueldo de un diputado.

Lo importante sí se vigila; “alertan de la presencia de una pantera negra en un pueblo de Granada”, y en la llamada Operación Tortilla; “desarticulan una organización de narcotráfico con 64 detenidos en Málaga y Cádiz”. Del Covid y sus parches ministeriales, no se habla. Comparémonos con Portugal, o miremos, incluso, a Gibraltar donde se pasean sin mascarillas, sin distancias, etc.… y tan tranquilos. ¿Cómo lo harán? Lo siento, pero el viaje me ha cabreado.

Hasta mañana,                    Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España