Alcaldes y objetivos mediáticos

Cuentan ha habido otro atentado con “al menos 20 muertos”, pero como esto ha pasado en Afganistán, a casi nadie le importa. Así somos.

Aquí, en el día a día, hoy toca aporrear a don Montoro, que es un tío agradecido; aguanta todo lo que le echen sin pestañear. Ahora para encalabrinar más al personal, quiere “prohibir por ley nuevas amnistías fiscales”, con lo que algunos ya se están subiendo por las paredes. Este tío tiene un valor a prueba de bomba.

Se avecina también la decisión sobre los concejales de Madrid que hacen de su capa un sayo, don Sánchez y doña Celia, que están al borde de la reprobación, aunque eso sí, animados por el cariño de sus coleguillas del partido. Partido que por cierto, ahora anda mandando globos sonda para que los mayores no voten, y así quedarse con la masa ilustrada de su casta.

También de alcaldías, doña Colau, que anda repartiendo pasta de forma dactilar a sus amiguetes. Quizás es una compensación porque ahora nos enteramos que mientras era oposición callejera, el entonces alcalde don Trías le daba un sueldo para que le llevara la contraria.

Lo de que el tal Bárcenas ahora va a cambiar el disco, parece claro, Debe haber por ahí algún arreglillo fantástico para que todo quede en una multa de 100 euros por escupir en la calle, y lo dejen en la ídem así por la cara, para volver a esquiar en Suiza. Cosillas de la alta política.

Lo que cada vez está más claro, es que ahora hay dos objetivos claros de los entes mediáticos financiados, ayudados por sentencias dulces de jueces y juezas muy comprensivos. Estos objetivos son, la UCO; a la que hay que echar tierra encima para que no siga mirando en los cajones. La otra es una persona; doña Mercedes Alaya, a la que entre otras cosas estos medios de presunta información “imparcial” no le perdonan que su juzgado haya sido el “único de España” del que no haya habido eso que llaman filtraciones. A esta juez, hay que dinamitarla para que sus causas vayan “olvidándose”.

Hablo ahora de algo que mencioné hace poco, un misterio urbano. Leo esto, “Según un estudio de Competencia sobre el sector en Barcelona, dice que el valor de la licencia de taxi se ha disparado un 503% y su rentabilidad dobla al Ibex”. Vamos a ver. ¿Estos no son los señores que se tiran a la calle protestando porque su negocio es ruinoso, y que en Sevilla llegan incluso a destrozar coches de la competencia? Si el negocio es tan malo, como es que salen estas cifras de “rentabilidad” y como es que una licencia vale más al peso que el oro o el platino. Sigo esperando que alguien aclare estas diferencias de puntos de vista.

En Málaga, así, a la remanguillé (como se dice por aquí) nos enteramos que los de Limasa han ganado, ya que el alcalde está solo esperando qué, “en la Ley de Presupuestos del Estado se concreten las restricciones a la incorporación de empleados en procesos de municipalización”. Más claro agua, los va a hacer funcionarios por lo bajini… y por supuesto sin oposiciones.

Para el final, tranquilidad ante este titular; “Costas propone verter chinos para salvar los escollos en los Baños del Carmen”. Se refiere a guijarros, piedras, cascajos, no a los honrados trabajadores de los ‘Todo a cien’ emigrantes del paraíso de la Gran China. Podremos seguir comprando en ellos.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España