Alegría, pena y asco

Es viernes y aunque algo tarde me pongo a escribir más que nada para desahogarme. Mi título de hoy lo dice todo. Ayer tras el concurso oposición de mi hija Beatriz, todo era alegría. Volvimos muy contentos, escapando además de “la caló” de Sevilla, donde se podían freír huevos simplemente poniéndolos al sol. El trámite duro, largo e intenso, pasó, Beatriz, defendió el tema muy bien, y ya tiene su título de Profesora Titular de Universidad, debidamente homologado. Veníamos contentos, incluidas mis dos nietas, sobrinas de la opositora, que se portaron como unas señoritas de 11 y 7 años. Reitero, todo felicidad, pero…

Una vez en casa, por la noche, llegó la pena. La noticia del hallazgo del cadáver de una de las niñas de Tenerife, real y simplemente… me descompuso. Tras haber estado ese día tan feliz con mis nietas y al llegar ver a mis dos nietos felices y contentos, conocer entonces la enormidad de ese hallazgo fue demasiado. Durante estos días intenté no leer demasiado sobre el tema. Siempre esperaba que las niñas estuvieran en alguna parte, ¿Sudamérica quizás?, con su padre, pero este desenlace, saber que hay gente capaz de esta barbaridad, hace difícil tener fe en la condición humana. Rezo por la otra niña aunque sin demasiada convicción, y espero que si cogen al animal del padre, no salgan los bienintencionados de siempre pidiendo el perdón de los pecados del animal. Lo siento, pero mi caridad cristiana tiene un tope y ya está superado.

Por si esto fuera poco, esta mañana me vino lo siguiente, el asco. Asco por estas gentes que se atreven, incluso con esta barbaridad, a intentar sacar provecho propio. Así, el portavoz de Unidas Podemos, Echenique, se ha apuntado a sacar tajada; “cargó las culpas de este suceso a «partidos miserables» y a «poderes mediáticos»”. Ha intentado sacar lo más posible de esta noticia y se lució al considerar que; “secuestrar y asesinar a las hijas es una de las formas más brutales de violencia machista”. Naturalmente la señora Marquesa y su pandilla también se han apuntado al asunto. Tras despotricar contra Plácido Domingo por su concierto, al saber lo de la niña, directamente colaboraron con Echenique en sacar rédito al asunto y tirarse a la yugular de “los otros”. Así, sabiendo además que aún quedan por ahí, el asesinato de otra mujer, esta de 17 años, despedazada por un ex novio qué le había hecho un niño, o que otros desalmados andan estafando a la gente con un engaños sobre un niño con leucemia, el asco es superior a todo. No sé qué clase de sociedad tenemos cuando este tipo de noticias es cada vez más habitual. No sé si la permisividad, la influencia de películas guarras y violentas  en  las teles, o la aceptación de casi todo como algo progre y moderno, es parte del problema, pero algo deberíamos hacer.

Tras esto, de verdad, qué me puede importar que el Parlamento Europeo condene el uso de la migración como arma política por parte de Marruecos, o que los de Podemos intenten echar la culpa de la  subida de la luz a Aznar y González, según doña Irene. Incluso que en Andalucía ahora nos vendan estudios que hablen de que don Juanma ganarla las elecciones o que doña Susana esté perdiendo contra don Espadas. Todo eso, me deja igual, pero la ciudadanía estará contenta; “La selección española ya está vacunada contra el coronavirus”. Hasta el Ejercito ha intervenido en esto, así de urgente era el problema, y doña Rociíto ya habrá cobrado por su mala baba.

Así que el vistazo a nuestra sociedad no me sale demasiado apetitoso, pero esta tarde seguro que los “grandes líderes” se aprestaran a sacar, ellos también,  provecho de las pobres niñas. Por tanto, termino con el asco, pero Asco con mayúsculas y con vergüenza ajena por esta sociedad que ¿hemos construido? entre todos, bien por acción o bien por omisión. Mejor lo dejo, espero que el lunes ande de mejor ánimo y pueda recuperar algo de un mejor humor.

Hasta el lunes,o al menos, eso espero.        Pepeprado

Escrito por Pepeprado
De Málaga, España