A don Donald lo han condenado a pagar, pero ha sido a pagar a obras de caridad. Si tomaran nota de esto los tribunales en Andalucía, con lo de los EREs y las Faffe se podía acabar con la pobreza de la región.

Hoy las noticias siguen en lo mismo, los CDRs siguen contando cosas que después no van a tener consecuencias por muy bestias que sean; el Títere manda a los mozos no detener a nadie; en esa Comisión andaluza de la que hablaba ayer, hoy ha habido otra espanta, bueno, una espantá presencial, porque otros y otras, por ejemplo, doña Susana ni se presentan, aunque esto sea delito, pero como saben que no les va a pasar nada… en fin, lo dicho todo lo impunemente habitual.

Lo importante es qué, por ahora, es el último día de campaña, y que mi próximo post será ya tras esas extrañas elecciones que nos han colocado. Frente a las ilusiones y las expectativas de muchos, mi parecer es qué, a menos que pase un terremoto, van a salir las cifras que ha ordenado don Tezanos, y van a salir por eso, porque lo han ordenado. Depositar el voto va a ser algo inútil, con controles incontrolables y con cifras ya pactadas.

Ese mismo domingo empezaran a salir papeletas anuladas a miles, naturalmente todas de Vox, pues sus votantes son ‘los únicos’ que se equivocan al votar, muertos resucitados y pueblos en los qué, milagrosamente, hay más votantes que habitantes, aunque contemos en ellos a niños y ovejas. Del voto por correo, mejor no hablar. Por eso, lo único que voy a hacer hoy es recopilar algunas de las tonterías y borricadas que se han dicho y hecho durante estos días.

Entre todas, y aunque a mí no me gusta reproducir memes de esos que circulan, pongo este porque es Medalla de Oro a la caradura institucional. Ahí, don Ábalos se ha retratado. Aunque ha sido difícil  porque su compañera ministra Montero, le ha puesto el listón muy alto, cuando en esa extraña tertulia femenina de la Sexta se explayó; “La ministra Montero justificó ante Monasterio la agresión a una militante de VOX: «Es por sembrar el odio»”, lo que es sentar un precedente peligroso; “se puede apalear a cualquiera si decidimos que siembra el odio”. La otra señora Montero, la ex-ex-Presidente in pectore, volvió a llevar a su nena para emular a doña Bescansa y usarla como “propaganda electoral”. Aprovechando que la pareja está de enhorabuena lingüística, ya que la RAE le ha “normalizado” su casoplón, aceptándolo en el Diccionario, su consorte laico, don Pablo, se ha lanzado a crear otra bella composición léxica, lo de “coalición blanda”; “Iglesias: «Sánchez buscará una gran coalición blanda con el PP poniendo a Cataluña como excusa»”. Con esto, ahora habrá que medir la “dureza” de las coaliciones, y saber si, como a las carnes, una buena paliza, puede ablandarlas.

No sigo con las barbaridades que se han ido derramando, las más de las veces demostrando unas ignorancias sublimes en sus emisores, es mejor dejarlo y esperar a que el lunes sepamos quién ha ganado, por supuesto uno alto, moreno y gustoso de viajar en aviones privados, ¡cómo no! Si pasara algo diferente, cosa que repito considero imposible mientras estén al mando de los recuentos los que están, no me importaría aceptar mi error, cosa poco común en este país, lo de aceptar errores propios.

En nuestra Comunidad, aparte espantás de políticos encausados y/o investigados en comisiones varias, lamentar que también los del fútbol a su máximo nivel se hayan tirado al barro tan descaradamente; “Detenido el presidente del Córdoba por presunta corrupción, apropiación y blanqueo de capitales”. Sabiendo la laxitud que hay para controlar a todo lo que suene a fútbol profesional e incluso aficionado, es difícil imaginar hasta que punto metió mano en la caja este personaje. Lo siento de verdad, porque a mí, todo lo que se refiera a  Córdoba lo siento sentimentalmente muy cercano.

Para terminar, una noticia que me ha asustado; “María Blasco: «Se podría vivir más de 122 años si se aplicara todo lo que sabemos del envejecimiento»”. Sin entrar a fondo en la noticia, sólo su vertiente matemática es horrorosa. Por ejemplo para mí, que ando por la setentena, significa me quedarían unos 40 años, o lo que es igual, en el mejor de los casos, 15 o 20 procesos electorales más de cada clase, nacionales, autonómicos, y municipales, es decir, unos 45 o 60… ¡¡¡La leshe!!! ¡¡¡Y la noticia dice “más de…!!! De susto.

Como me gusta terminar, especialmente hoy, con una nota positiva, hay al menos un español, consciente de la actualidad, la acepta resignadamente y con una cierta alegría; “Sergio Dalma: “Si hoy fuera a Eurovisión seguro que quedaba el último”. Al menos uno más que en Sodoma o Gomorra, donde no encontraron a nadie libre de culpa.

Hasta el lunes… y que Dios reparta suerte.       Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España