Chorradas de fin de verano

Lo del terremoto de Italia va cada vez peor. Ya van por 247 los muertos (ayer decían 23). Entre ellos hay una española, cosa normal porque ahora, hay españoles diseminados por todo el mundo.  

Aquí, se nota que se acerca septiembre, en las teles ya te intentan vender de todo. Tenemos suerte, podemos enterarnos bien de qué es eso del Bossom de Higgs, saber que hay en el fondo de los agujeros negros, hacernos un 600 pieza a pieza, o bien si somos más guerreros, un tanque Tigre, o comprar cualquier enciclopedia que podamos imaginarnos. Cuando entre el mes siguiente, los planetas langostinis y compañía nos ofrecerán todo tipo de fascículos con toda clase de chucherías de esas que no te sirven para nada. A ver si con un poco de suerte podemos comprarnos el Mingitorio 2.0 por piezas.

En lo que nos venden como política, se muestra y demuestra qué, aunque Dios no los haya criado, ellos se juntan. Así, Podemos, PNV e independentistas catalanes, son los únicos que ven a Otegui como un mártir de la causa.

Quizás otros también se reúnan para buscar excusas alternativas para sus militantes. Un fulanito, concejal de C’s en Jerez, fue detenido por agredir a su novia en Bilbao, pero sus colegas de partido juran por san Nani, que el ciudadano en cuestión y su pareja, “fueron víctimas de un intento de atraco y éste fue golpeado al hacer frente a los asaltantes”. La imaginación al poder.

Hay noticias de la Cortijá. Han reducido todos los presupuestos para bienes culturales un 58%, menos…. para el “palacio de Susana”, es decir, el Palacio de San Telmo, la sede de “su” Presidencia de la Junta. Para este, empiezan con unos dos millones de euros. Lo más gracioso es que el arquitecto encargado de estas minucias, dice   qué, “la reforma saldrá tan ‘barata’ como una VPO”. Hay que ver lo que este hombre entiende por una VPO.

Para el final, una noticia casi local; “El Museo de Nerja incorpora a su colección el martillo con el que se accedió por primera vez a la Cueva”. Me parece que a través de la tele se nos está contagiando la mentalidad yanqui, esa que da mucha importancia a una cuchara, simplemente porque con ella se tomó la primera papilla un aspirante a presidente, mientras se desprecia una primera edición del Quijote en inglés.  Decir que ahora es importante un martillo cualquiera, de los que se compraban en ferreterías y en aquellas tiendas en las que había de todo, simplemente porque con él se dieron martillazos en determinado sitio, es bastante peligroso. Con esto estamos mentalizando a muchos ciudadanos de pocas luces, a pensar qué, porque ellos guardaron el pañuelo con que se limpió los mocos algún presidente de Junta o algo parecido, ya tienen un tesoro invaluable.

Creo que para estas cosas del día a día, están los museos  del Patrimonio y los de Artes y Costumbres Populares. Allí las piezas se valoran por su valor de uso y como referentes de una época, no porque hayan sido usados de forma testimonial en determinado evento o por determinada personaje. A ver si somos serios.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España