Chorradas increíbles

Primero excusar mí falta de ayer. Se debió a pasar una de mis ITVs, la oftalmológica. Son las consecuencias de tener una cierta edad. En fin, otros están peores y los hay que hasta ni están siquiera.

Lo de las chorradas es porque aunque parezca increíble cada día salen noticias que te pasman.

Ayer mismo, del exterior, nos llegó la noticia de que la parentela de don Maúro, intentaba pasar por la aduana USA nada menos que 200 kilos de droga. Esto, sirve para demostrar el nivel intelectual de la saga, y la altura moral de los dirigentes de allí. Ahora seguramente el eximio dirigente dirá que eso se lo “han colocado” a sus parientes para hacerle la puñeta a él. Eso, 200 kilos que se dejan en cualquier lado sin que se note.

Ya por aquí, ayer don Arturete se arrastró y arrastró consigo a todo su gobierno e incluso a su pueblo, mendigándole a los horteras de la CUP un voto por caridad.

La imagen que está dando este pollo, es como para que se le caiga la cara de vergüenza, aunque, claro, para eso hay que tener vergüenza y eso por aquellos lares parece anda escasa en sus dirigentes.

Ya hoy, siguen los problemas de los madrileños que nunca saben cuándo van a poder coger el coche o no, y sin que nadie parezca saber qué solución darle al asunto de la contaminación. Hombre, como sugerencia, se le puede echar la culpa a la Volkswagen. Ahora mismo, en la Sexta para arreglar el asunto, han llamado a… don Errejón, luminaria que naturalmente ha empezado echándole la culpa al PP. Estamos listos con gente como esta que con tal de arrimar el ascua a su sardina (o a su sardana) olvida antes, buscar soluciones.

También es noticia, que un par de los intocables, los pujolines, van de visita al Juzgado. Saldrán como han entrado, a estos no hay quién los meta en cintura y ya, a papá y a mamá… ni te cuento.

Por cierto, hoy hemos oído por primera vez la voz de doña Mercedes Alaya. Ha sido en el acto de recoger un premio que le han dado, y no se ha cortado un pelo. Ha dicho con voz alta y clara, que sufrió incontables presiones por parte de la Junta de Andalucía y que la cantidad de inconvenientes que le pusieron y de boicoteos a su labor son difíciles de cuantificar. ¡Y no passsa nada!

Con esto voy a dejarlo, porque, seguramente para solidarizarse con mis problemillas físicos, también el ordenata anda arrastrándose y hasta que no venga mi informático de cabecera, cualquier cosilla que tengo que hacer tarda un montón. Así que lo dejo.

Hasta mañana

Pepeprado

P.S.- Una nota final. Cuando ya había terminado he oído unas declaraciones de don Julio Anguita. Merece la pena que intentéis oírlas. Un señor, oiga, como siempre.

Written by