Como ayer, y mi Málaga

Seguimos como ayer, con los líos de siempre y sin ver las cosas claras. Por ahí fuera, Arabia Saudí e Irán han roto sus relaciones diplomáticas y se preparan para romperse la crisma mutualmente.

Los chinos nos asustan cerrando su bolsa, lo que por lo visto es algo muy, muy malo. Lo más simpaticón viene de Dinamarca donde el príncipe consorte, un enfant terrible de la realeza, se va a jubilar de eso, de príncipe consorte, cosa que no se en que epígrafe entrará para arreglarle los papeles de jubilación. Dice que ya está bien de servir a la patria, mientras, su parienta, la reina ya avisó, “que no va a abandonar el trono ni a dejar de fumar”. Esta lo tiene claro.

Por aquí, el lavadero catalán sigue enfollinado. Los CUPeros ya han dicho que no van a votar a Mas, y todos los comentaristas ya hablan de otras elecciones. Yo no lo tengo tan claro, todos parecen creer que “todos” van a cumplir su palabra, pero creo que eso es mucho suponer. Cuando se vote, no me extrañaría apareciera algún voto fantasma. Lo mismo cree don Arturete que anda pavoneándose y tirándose faroles; Tengo ganas de plantar cara a Madrid y a las fuerzas de aquí”. Eso, mientras los otros siguen pidiendo que salten al ruedo don Junqueras o don Raúl el del nombre con diéresis. Está siendo curiosa la actuación de este hombre. Llegó como el Varoufakis español pero se está apagando a mayor velocidad que el original, al final lo pondrán de portero del Parlament para poder darle un cargo.

02enero 1 02enero 2De mi Málaga, las dos fotos. Esta ciudad sigue siendo inigualable, En las fotos se ve algo que paso ayer, y pasó con total normalidad. Se ve mi plaza, aparejada con su árbol de Navidad reglamentario, al que se le adjunta el tablao correspondiente donde hay una actuación aparentemente navideña (foto primera), pero, al fondo, en la foto segunda se aprecia mejor, hay… una procesión. Esta facilidad para la mezcla es algo que sólo pasa aquí, al menos con esa naturalidad. Es algo bueno, es la coexistencia pacífica que debe haber y algunos dirigentes o aspirantes a dirigentes deberían plantearse que esa es la manera de vivir y convivir. Respetarnos los unos a los otros y dejar vivir a los demás, respetando sus ideas y tradiciones.

Como son días todavía complicados, dejo esto. Espero que cuando volvamos a la normalidad “todos” los iluminados también vuelvan a ella.

Hasta mañana.

     Pepeprado

Avatar
Written by