Cuatrocientos en pandilla

Cuando he empezado a leer las cosas que pasaban por el mundo, y tras enterarme que un mulá, (me han dicho que es un clérigo musulmán), vendía niñas en Kabul por 2.700 euros, he decidido dejarlo.

Mejor hablo de un par de pensamientos de esos míos tan pintorescos. Uno es el que me viene a la cabeza cada vez que veo a algún superhombre independentista catalán, acudir a algún juzgado, por ejemplo don Arturo, o alguno de esos alcaldes irredentos. Me recuerdo esa cancioncilla chusca que canta así; “a tu puerta hemos venido cuatrocientos en pandilla, si quieres que te cantemos, saca cuatrocientas sillas”. Cuando alguno de estos aspirantes a líderes de masas tiene que ir a declarar, o a negarse a ello, van arropados, envueltos y arengados, enarbolando bastones municipales y banderas personales, por sus correligionarios, como rebaño de cabecera siguiendo obedientes a su pastor. Si de verdad se pararan a pensar en la imagen de catetos de película de Landa de los 60, a lo mejor se lo pensaban. Da bastante que pensar en si, eso que se llama el libre albedrío lo han ejercitado alguna vez o sólo se limitan al arrejuntamiento pastelero que le imponen en sus partidos.

La otra reflexión. Dejando a esos catetos de libro, el país mediático anda ensimismado por lo que según ellos ha demonizado el Vaticano sobre las cenizas de nuestros difuntos. Para empezar se deberían parar a pensar que lo que ha dicho el Vaticano no es una Ley, es solo una instrucción a “sus” fieles, que además responde cantidad de preguntas salidas de esas extrañas prácticas de hacer muebles, joyas o lo que sea con las cenizas del Finado; En España, varias empresas transforman las cenizas de los difuntos en muebles, árboles o diamantes”. Este titular habla de una de esas nuevas Startups, la llamada Omneo que dice convierte a nuestros fiambres, “en una pieza de cuidado diseño”. Eso sí, lo hace, según ellos, “para dar una respuesta más digna a la muerte de nuestros seres queridos”. Así, que más que para evitar que algunos tengan en casa, si les place, el recuerdo, allá ellos, es para evitar abusos. Yo, personalmente, creo que cuando palmamos, el envoltorio vital, aparte de las posibles donaciones, es algo inútil y que el recuerdo a nuestros deudos es cuestión de uno mismo, no de muebles, o diamantes funerarios.

Más atención habría que prestar a la facilidad para importar costumbres foráneas abusivas. La última, y esto se veía venir tras tragarnos el Jalogüín de las narices, ha sido lo de los payasos malvados, que ya han dejado en Badajoz una primera víctima de ataque. Yo sigo sin entender que gusto le sacan a maquillarse de muerto viviente con toda su parafernalia de sangre y vómitos, aunque claro, eso es presuponiéndoles un coeficiente intelectual mínimo que es posible que esta gente no tenga.

En nuestras cosas, la juez Núñez, según lo previsto, ya ha archivado la causa de Alaya contra Medel y 23 ex altos cargos. Estaba cantado.

Para mi final, el chiste; Los trabajadores de Limasa tendrían que aprobar unas oposiciones para seguir fijos si se municipaliza”. Será curioso ver las preguntas de esa oposición, eso sí que va a ser un chiste.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España