Cugat

No me apetece entrar hoy en las noticias, casi iguales, de cada día. Como planteé ayer, voy de monotema; “nuestras” asesoras de lujo. Vamos a ello.

Arriba hablo de Xavier Cugat, para los más jóvenes un antiguo y ya ha tiempo fallecido, director de orquesta, afincado en USA, famoso por su sus dos artes; sus arreglos  musicales y dirección de orquesta y el de casarse con varias mujeres a cual más estupenda. De este, oí hace años una entrevista que le hicieron. Le peguntaron; “señor (entonces los periodistas no le hablaban de tú a los entrevistados) Cugat, ¿cómo se las arregla Vd., para que sus divorcios sean siempre tan amistosos y se lleve bien con todas sus ex? El director contestó; “simplemente me las arreglo para que cuando nos vayamos a divorciar, ellas ganen más que yo, así hay poco que discutir”.

¿Por qué saco ahora esto a relucir? Me lo ha traído a la mente eso del llamado “caso Dina”, el revuelo que ha puesto en cartelera a lo más granado de nuestra ¿clase? política. Ahí, me he acordado de aquella entrevista. ¿Por qué?

Porque me parece que el émulo mayor de don Xavier es Pablo Iglesias. El Hombre, así como gusta a Él verse, en mayúsculas, es experto no solo en cambiar de pareja cada poco tiempo, también en dejarlas colocadas para que no le calienten su privilegiada cabeza y no pongan “inconvenientes”. Lo malo es qué, mientras el director les buscaba previamente oportunidades artísticas a sus ex, este lo que hace es cargarnos a nosotros, a los contribuyentes, con sus emolumentos, siempre buscándoles un enchufe bien remunerado en algún recoveco de la administración o similar. Algo bien subvencionado para que la abandonada se quede satisfecha, tranquila, y sin apuros económicos.

Reconozco qué quizás no estén en orden cronológico, ni estén todas las que son, aunque sí son todas las que están, los encames de este luchador contra la Casta son difíciles de seguir. Podemos enumerar varias afortunadas. A una, doña Tania Sánchez, tras pasar por el fielato de ser su “asesora personal”, la dejó colocada de “Asesora y concejal en Rivas-Vaciamadrid (2003-2011), tras iniciarla como asesora entre 2003 y 2005, del grupo municipal de Izquierda Unida en dicha corporación”, con un salario seguramente digno de sus aptitudes.

Parece, a menos que salga alguna otra beneficiaria intermedia, que ahí encajó doña Dina Bousselham. Con esta empezó pronto su “mecenazgo”, y le dio una matrícula de honor en la asignatura que él, el Hombre, más que impartir, esparcía desde su púlpito, su asignatura. La elevó posteriormente al divino cargo de asesora muy personal suya. Después le montó un periódico digital a medida, del que ahora es Directora, “La Última Hora”, esto ya en el mes de Mayo, el mes que llamaban de las flores, y por lo visto también de los capullos… florales, naturalmente.

Ahora, “parece” que doña Dina, guardaba en su móvil fotos no demasiado edificantes, pero, ¡ay!, para desgracia del macho alfa, también conversaciones y detalles muy, pero que muy, interesantes. Esto es lo qué, a pesar de haberlas él borrado, seguramente por pudor político, está dando actualmente tantos dolores de cabeza y cola… o coleta. Tuvo la “desgracia” de que antes, ya alguien había conseguido hacer copias de todo. Ahora está, como diría aquella antigua celebrity nacional; en el candelabro. Esto le importuna para seguir su meteórica carrera al lado de su domesticado amigo Pedro. Para contrarrestar estas malas antiguas nuevas, se ha puesto al tajo. En su panfleto, “La Última Hora” el objetivo es denigrar al resto del país, bajo el mando de… doña Dina. Ahí, (p.e.) una juez, doña Amaya Olivas, titular del Juzgado de lo Social número 1 de Madrid, ha asegurado en un artículo “de opinión”, qué; “el fin último de los vecinos madrileños de Núñez de Balboa es «derribar la democracia»”. Ni más ni menos. .

Hemos llegado a la, por ahora, “actual” asesora del señor Iglesias, doña Lilith Vestrynge, hija de otra luminaria de la política española, don Jorge, a la que ya ha colocado cómo su asesora muy personal, y, según costumbre, le ha creado una página web especial. Ya se ha estrenados cómo “colaboradora en el panfleto podemita de Dina”. Como se ve, las extremeñas se tocan. Ésta doña Lilith, tras su apasionado tránsito por el “confinamiento”, se debería plantear si el ascenso al deseado puesto no es algo tan deseable como para pasar a la historia de esa manera.

Para el final…de momento, he dejado a la señora Marquesa de Galapagar, de la que creo no es necesario hablar, aunque hay que reconocerle su capacidad de encaje, naturalmente a cambio de otros beneficios más materiales. Doña Irene anda defendiendo su puesto actualmente, pero, en casi bíblica frase, “la mies es mucha, el operario… es sólo uno”, y se le amontona “el trabajo”. Quizás el León del Casoplón,  necesite cambiar de montura y montero pronto.

Con esto, dejo esta reflexión sobre los escarceos político-amorosos que pagamos entre todos.  Ahora, que cada cual los entienda como quiera.

Hasta mañana,                         Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España