Dislocada

Al leer los periódicos de hoy me he terminado de convencer; esta sociedad está dislocada. Se ha perdido la conciencia, se han abandonado las normas morales y se ha dejado de lado ese mínimo de cordura que hace falta para sentirse humano. Lo explico.

Mientras el Puchmamón se dedica a utilizar un festival belga para demonizar a España, entre tapas y paella, y gastándose la pasta que le manda la Generalitat, tras habérsela sacado al Estado, en otro lugar, que me cuesta llamar “extranjero”, como es Portugal, tierra a la que considero hermana, sale una noticia que entra en esa dislocación social de la que hablo.

Allí han descubierto a dos gemelas “que llevaban años viviendo encerradas en el garaje de sus padres”. Estaban en condiciones infrahumanas, rodeadas de suciedad y cucarachas, pero si la noticia en sí ya es terrible, todavía empeora al saber esto; “El Estado tenía constancia de las condiciones míseras en las que vivían desde hace al menos seis años”. Y la burocracia “pasó del problema”.

Para que no pensemos que eso “sólo pasa en otras partes”, la familia del bebé maltratado en Lugo del que hablaba hace poco, también tenía almacenada “una tonelada y media de basura de la vivienda”, en esa misma en la que vivía el bebé. Pero la cosa sigue. En Caudete, Albacete, han detenido a una pareja, (28 y 27 años) a la que hace poco más de año y medio “se les murió un bebé, hijo suyo por fractura de cráneo”. Parece horroroso, pero es que al año y medio, tras tener otro hijo, ¡este también ha muerto con varias fracturas de costilla que le perforaron los pulmones! Como mi fe en las casualidades es mínima, por más que la pareja y sus vecinos digan que son pan bendito, esto me huele mal, muy mal. Esas cosas son las más cruentas de las que me hacen desconfiar de esta sociedad actual, pero también hay detalles menores que ya, ya.

Por ejemplo, se suceden noticias de imprudencias que obligan a los servicios de rescate a arriesgar sus vidas y gastar una pasta increíble, simplemente, para que algunos imbéciles cuelguen en las redes sus fotos haciendo el salvaje, tirándose de un acantilado, metiéndose en una cueva, subidos al capó de un coche en marcha, o cualquier cosa de esas tan ”actuales”, algunas de las cuales pasan cerca, por ejemplo en el Rincón de la Victoria, donde la policía tiene que patrullar por la costa para evitarlo. Personalmente creo que tras rescatarles, sería conveniente mandarlos directamente a la cárcel unos días y pasarles la factura de lo que ha costado su “hazaña”, a ver si así se lo piensan mejor. ¡Ah! Y la factura a ellos, no a sus papás, a los que el sistema no les permite ”coartar sus libertad ni castigarlos”

De tema Open Arms, poco, solo que la ministra señora Calvo, o Calva, ha anunciado que los 19 que nos “tocaron en la rifa”, van a venir para acá en el buque de la Armada Audaz, con lo que se hace a esta, a la Armada, colaboradora de las mafias.

No importa, don Pedro a lo que está, es a prepararse para ir a cenar con los del G-7, que esa foto la quiere para su colección, aunque preocupado porque sus examigos, los de Podemos ERC y Bildu, los que le apoyaron en su asalto al poder, ahora le están montando un pollo anti G7 que no se sabe cómo va a terminar.

Otra cosa, desde ayer, las televisiones del régimen están bombardeándonos con la emotiva y valerosa imagen del presidente “arreglando Canarias” desde un helicóptero, y prometiendo todo lo proermisible, porque puede haber elecciones y eso de prometer queda muy bien. Esa foto en dubitativa postura y audaz sensación de peligro, está en la galería de fotos que el señor Redondo le tiene rebuscada del libro de recuerdos de los políticos americanos. Todavía le falta una con traje de vuelo y en la cubierta de un portaaviones.

Por estas tierras, con el incendio de Marbella ya controlado, aun respirando porque el brote de listeria no haya salido de una fábrica malagueña porque con eso nos fusilaban a todos, la Feria sigue y sigue… para el año que viene, dos semanas de Feria, ¡Toma ya!

Para el final una última muestra de lo dislocada de este mundo. También en Marbella; ”Un menor rompe el muro de un colegio y termina en el patio tras coger el coche de su padre”. Podía haber atropellado a alguien. ¿Lo han castigado, o al menos reprendido? Me da que no, no se vaya a traumatizar.

Hasta el lunes           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España