El paso del tiempo

Empecemos por lo que llamamos el extranjero. En Colombia siguen dándole vueltas a su referéndum, el que ha metido en el lio al proceso de paz. Mientras, los discutidores se fuman cohíbas en Cuba tranquilamente. Veremos cómo se arreglan, porque se tienen que arreglar.

Aquí, está demostrado; el tiempo te hace ver cosas raras, especialmente si tienes algo de memoria. Ha pasado; “Guerra pide al Psoe que cambie sus “formas de comportamiento en público y en privado”. Es cómo menos sorprendente que el que insultaba en el Parlamento al señor Suarez y a todo el que se le pusiera por delante, que enchufaba a toda la familia y amigos, sea el que ahora pida buenas maneras públicas y privadas. Todo es posible en esta tierra hispana.       

Todo porque su partido sigue más liado que un trompo. Lo que ninguno de ellos se atreve a decir, es que el lío en que están metidos tiene su origen un poco anteriores, básicamente en la doctrina Zapatero de evitar a toda costa que la gente piense por sí misma, y los arreglos y ayudas de don Rubalcaba con el 15M que él pensaba nunca se le iban a desmadrar y tirar para adelante por sí mismos. Ese es el quid de la cuestión, no lo quieren ver y persisten en esa doctrina de “la culpa la tienen otros, los demás, nosotros somos perfectos”.

Como siempre, lo más mollar está en los tribunales. Va a empezar la Gürtel, que “sólo” lleva unos 12 o 15 años de instrucción. Ya algunos se habrán evaporado e incluso habrá juristas en él, que terminaron la carrera después de empezar este lio. La Justicia lenta no es justicia… o al menos eso he oído decir.

Otra que ahora está llorosa, compungida, fané y descangallada, es doña María Antonia Munar, ahora, milagrosamente, dice está muy arrepentida de lo que hizo, llevarse sobornos a mogollón. Anda mal de semántica, la parte de la lingüística que estudia el significado de las expresiones lingüísticas, o bien, puede ser que la traicione el subconsciente; ella no se arrepiente de “haberlo hecho”, se arrepiente que la hayan descubierto, que no es lo mismo.

Otro que navega por los espacios siderales, es don Rato, que sigue todo el rato diciendo que lo de las tarjetas era “un pago perfectamente legal”. Aclarando que es gerundio; el veía normal que cada cual se ajustara su propio sueldo a su libre albedrio, es decir, cómo pasa en todos los trabajos.

Pero lo que la va a liar, es la intención del TS de negar a Cataluña competencia para prohibir los toros. Ahí sí que puede estar el follón, es cuestión de cuernos.

Por lo demás, normalidades, porque es normal que la FAES deje al PP ya que les han quitado las subvenciones, o que se sepa (oficialmente) que es en Andalucía, el sultanato de doña Susana donde más aumentó el paro en el pasado mes.

También hay normalidad dentro de lo anormal. Es anormal que la UE dé a Málaga 40 millones “para obras y proyectos sostenibles”, pero es normal que los 15 que corresponden a la capital (o lo que quede tras el reparto), sean para… peatonalizar. En este caso calle Carreterías.

Antes de dejarlo, al menos una noticia con una cierta lógica; “el juez da por fallecido al niño pintor tras 29 años desaparecido.” Al menos esa madre podrá sobrevivir y sobrellevar su pena sin tener intervenida su escasa herencia.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España