El tiempo de la sinrazón

En el mundo exterior salen muestras de cómo esta sociedad actual ha perdido la razón.

Allá en tierras lejanas, en Tailandia, un tío ha matado a su hija y se ha suicidado… en directo y en Feisbuk. Más cerca, en Suecia, que no son tan liberales como aquí, han metido en la cárcel a tres suecos jóvenes, por colgar en Internet una violación. Frente a esto, los periódicos se escandalizan porque en la India un fulano con 21.500 millones de euros, según ellos “obliga” a sus hijos a ir en el autobús. A estos mismos medios les parecen estupendas todas las barbaridades de las Kardahiasn y similares. Todo muy edificante.

Aquí, siguen esas cosas que a mí me llaman la atención. Ayer, un juez mandó a la cárcel luxury al Pujolín Yunior, pero la casta de los partidos, la mediática y la pseudo periodística, pasan por ello casi de puntillas, más interesados en buscar la manera de matar políticamente a don Mariano. ¿Por qué será?

Hay una cosa qué, desde mi ignorancia en cuestiones legales, tampoco nadie explica. Si tú eres una persona de eso que llamamos “normal”, trabajas en alguna empresa, bien del Estado, de los estadillos, o bien privadas, si metes la pata, la pagas. Si el patinazo ha sido grande, puedes incluso pagarlo con el despido, pero cuando la pata es de jueces, fiscales o demás gente de la Justicia, eso queda impune. Por ejemplo, este mismo juez que ha entrullado, por fin, a uno de esta familia mafiosa, ha tenido múltiples avisos de cómo funcionaba el clan, y los ha dejado en la calle años, para qué, como ahora se ve, quite de en medio, al menos 30 millones de euros, pero… su Señoría no tiene ninguna responsabilidad.

Yo, repito desde mi ignorancia, normal no lo veo, pero es lo que hay. Tampoco pagarán los que han tenido informados a los entonces futuros encausados de que iban a por ellos, por ejemplo, al tal González, que sabía con meses de antelación quien iba a ser su fiscal.

Todo eso, parece no importar a casi nadie, en cambio, hay cuestiones que sí se llevan a rajatabla. Una de ellas, es la de la preeminencia en pantallas y micrófonos.

Así, nos enteramos que la SER invitó a don Errejón a ir a hablar a su emisora, según dicen, su partido le prohibió ir, y en cambio, la nueva reina del partido, doña Irene Montero, se presentó allí, “exigiendo ser invitada”. Todo sea por salir en los papeles, y que se sepa quien lleva los pantalones en casa.

En lo que quizás sea un regalo envenenado, el TSJA, quiere colocarle a Málaga una “futura nueva sala de lo Penal”. Es decir, por si tenemos pocos con nuestros asesinos, chorizos, defraudadores, etc… que vengan para acá todos los de otras provincias. Muy bien, lo del Instituto del Medicamento no, pero los delincuentes sí.

Hablando de delincuentes en Málaga, he visto un curioso agravante para los que mataron al joven de 22 años; son “aficionados al boxeo…” Cómo yo, ergo… yo puedo ser un asesino.

Y han detenido ‘aquí’ a uno de los mayores delincuentes sexuales británicos. Por favor, que lo extraditen pronto y que no lo juzguen ‘aquí’, que ‘aquí’ va a la calle en tres días.

Para el final, el concurso “imparcial” para el Astoria. El Ayuntamiento, en su pliego de condiciones, “impondrá a los candidatos a quedarse con el solar de la plaza de la Merced el respaldo de una personalidad «con capacidad de proyección”. Está claro, ¿no? Sólo falta la foto de los agraciados. A ver si les sale como la concesión del Mercado de la Merced, la del Museo de Tabacalera, etc…

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España