Elsa

Esto de dar a las tormenta nombres tiene su gracia, porque, por ejemplo, así habrá quien pueda decir; “a mí me llevó a la ruina Elsa”, o “Elsa me destrozó”, lo que queda muy aparente y muy de “macho antiguo”. Bueno, Elsa es la que hoy anda en boca de todos, pero pasará.

La otra tormenta, la desatada por el Tribunal europeo sigue su curso, cada cual la interpreta como quiere, pero para empezar los indepes están que van a acabar con el champan, bueno el cava, que por otra parte según veo y oigo a la gente, les va a sobrar este año. Los acólitos del Tal, siguen esperando que los de ERC traguen con su Jefe y les “regalen” la abstención, y que con las compras que han hecho en otros lugares, les cuadren las cuentas y el Tal pueda seguir usando el Falcon otros pocos de años… hasta que el país se derrumbe.

Para ayudar, los de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, esos que Él dice que “son sus fiscales”, aunque siguen considerando que los CDRs son unos terroristas de libro, para que no se cabreen aun más los de “allí”, piden su libertad y que puedan seguir en la calle quemando contenedores y apedreando tiendas. Por cierto, que ayer, conforme pasaba el tiempo, nos fuimos enterando qué, todos, o casi todos, los heridos en la batalla del fútbol, son ¡de los mossos! A los atacantes sólo se les tiraron bolitas de papel o cartuchos de pipas, para no hacerles daño. De esos heridos, ayer había dos en estado grave, a los que seguramente ningún mando político irá a visitar  y de quienes don Marlaska, no querrá ni oír hablar de ellos. Todo muy ético.

Aprovechando este estado de la nación, los de Podemos están a sus anchas. Todos cobran sus sobresueldos, incluido el Tesorero, que cobra en B sus gabelas, y qué, “curiosamente” (y sospechosamente) estuvo e intervino en la compra del casoplón de los Marqueses de Galapagar. Mientras, la Casa Cuartel de la Guardia Civil de esa localidad se cae a pedazos, pero a ellos que no les falten la guardia y escolta de los picoletos. Creo recordar que estos hablaban antes de algo así como “la casta”, ¿no?

En Madrid una muestra mínima de cordura; “El Ayuntamiento de Madrid veta la llegada de los ‘pisos colmena’ de poco más de un metro de altura”. Hasta para mí que me considero un bajito normal, eso de tener que entrar en casa arrastrándose me parece una enormidad. Al lado de esto, los empaquetados de la Colau van a parecer pisos de lujo.

Lo más interesante que he leído, es una historia sobre una de las cosas más importantes de este mundo; “¿Dónde nació la tortilla de patatas?” Por lo visto, aunque los navarros se lo apropian y endosan el invento a Zumalacárregui, en realidad nació en Extremadura en el siglo XVIII, lo que me encanta. ¡Vivan los extremeños! Sólo con ese aval ya tienen ganado el cielo.

Voy a terminar, con una plusmarca malacitana, aunque los autores sean foráneos; “Cae una banda asentada en Málaga que robaba todoterrenos de lujo en 29 segundos”. Comparado con lo que yo tardo en arrancar mi coihue algunas veces, estos tíos son extraterrestres. Yo, con mi Suzuki de casi treinta años estoy tranquilo, no creo que les interese.

Y eso, lo dejo por hoy, estamos entramos en el finde, a ver que pasa en él.

Hasta el lunes,                        Pepeprado

 

Written by Pepeprado
De Málaga, España