Entre dos días

Escribo en domingo porque no sé si el lunes voy a poder. Esto significa que aun no sé si los italianos han votado sí o no a la reforma de su  Constitución. Sin tener demasiada idea de lo que va el asunto, a mí sí que me gustaría que me preguntaran si quiero “reducir el número de parlamentarios, superar el bicameralismo paritario (o sea quitar el Cementerio de Elefantes llamado Senado), la reducción del número de parlamentarios, la contención en los costes de funcionamiento de las instituciones…”, y algunas cosillas más. Por lo visto, allí no lo tienen tan claro. Ya veremos qué pasa.

Aquí mientras, don CR7 ha escamoteado 150 millones euros de sus declaraciones, el bufete “del clan Mendes” hace de nuestra capa su sayo, don Mourinho “engañó al fisco con un millón de gastos ficticios”, y así algunas cosillas más, pero don Montoro lo va a solucionar; subiéndome a mí los gin-tonics.

Dejaré esto, y como hoy (domingo) Málaga está inundada, es buen momento para hablar sobre qué hacemos con la estatua del Marqués de Larios. En su afán por peatonalizar a destajo, hasta el pobre Marqués le estorba al ayuntamiento, y en realidad los que les gustaría es volver a echarlo al fondo del puerto, esta vez acompañado del posterior añadido del trabajador y del resto de sus acompañantes. Todo sea porque ese decorado al que aspiran, les quede bonito, esa ciudad para turistas y festejos que es la ilusión del consistorio… y de algunos arrimados. Lo siguiente, cuando ya se deshagan del pobre Marqués, será deportarnos a los que quedamos viviendo por aquí, eso, claro, menos a sus concejales y amigos.

Voy a dejarlo aquí, esperando a ver si el lunes puedo sacar un ratito para ‘completarlo’. Así lo espero.

.

Bueno, es lunes, he podido sacar un ratito tras la ITV sanitaria de hoy, y me he enterado de las cosillas que han pasado. En Austria, no ha ganado la extrema derecha, que es lo que asustaba al personal. Han ganado los ecologistas así que a partir de ahora allí no se va a poder comer jamón ni chorizo. Para entendernos, los chorizos nos los quedamos aquí.

En cambio, don Renzi ha perdido el referéndum y va a dimitir. Deberían tomar nota todos los amantes de  referéndums y similares. Últimamente todos los políticos que se montan uno de ellos, después pierden y se la tienen que cortar (su carrera política, vamos). Todos terminan en brexits, gremzits etc. Deberían recapacitar.

También es curioso que ‘sólo’ den susto las posibles victorias de la extrema derecha, pero parece que la extrema izquierda regala caramelos cuando gana, como por ejemplo don Stalin y sus amigos. También en esto habría que recapacitar.

Claro que todo este rio revuelta está dando hasta para chistes. Uno ha salido de la boquita de don Alfonso Guerra, que ha soltado esto, que en sus labios es una perla: «El odio a la derecha no puede ser el programa del PSOE». Lo dice el que demonizaba a todo el que se le opusiera por delante.

Pero tranquilos, todas estas cosas no alteran al personal, lo que tiene al país en trance es saber si a CR7 lo va a tratar Hacienda como a Messi, mejor o peor. Esas son las cosas que le comen el coco a la people.

Hasta mañana.           Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España