Este mundo

Este mundo es como es, pero también como lo estamos haciendo. El capítulo externo lo siguen copando las Trumpadas del Rubio de bote, que ayer en una rueda de prensa, la primera en muchos meses, destapó su tarro de las esencias y de una tacada se puso en contra a la prensa, a los servicios de información y a algunos países extranjeros, como por ejemplo, Méjico, dando la razón a un amigo de aquél país que me dijo que su desgracia nacional era, “estar demasiado lejos de Dios y demasiado cerca de los USA”.

Aquí, en otra muestra del desbarre nacional, por primera vez “el Ulegué” va a ir a declarar algo. Llevan años mostrándonos sus desmanes, y hasta hoy, no le han pedido ninguna cuenta, cuando ya ha tenido tiempo de quemar hasta los tebeos de su infancia. Por supuesto, al resto de la tribu se la sigue protegiendo, y me suena hasta sospechoso, que el entorno de don Pedro NoNo haya comentado esto; “El voto de los militantes del PSC será clave en la decisión de Pedro Sánchez”. O sea, que lo que digan en esa esquina es lo que va a marcar “su” futuro político. Repito, sospechoso.

Lo que sí es muy preocupante es que sigan saliendo noticias relativas a asuntos de escuelas y universidades que hablan de acosos escolares y suicidios de alumnos, y de profesores que van al talego por abusos sexuales con sus alumnos, algunas veces incluso grabándolos. Precisamente por eso, por pertenecer al ámbito donde se supone se están formando los españolitos del futuro, y hablo de españolitos en general sean nacidos aquí u oriundos de cualquier otro país y estén aquí de estreno, es por lo que me parece totalmente terrible. Da la impresión que con el güenísmo imperante, sumado al amiguismo  con el que se designan puestos y se dan colocaciones, este asunto se nos ido de las manos. Creo que todavía se podría arreglar, pero para empezar, partidos y sindicatos deberían dejar de meter sus manos en esto.

Nos distraen con cosas que según los parámetros actuales son las que ponen al personal encandilado, por ejemplo, priva cualquier cosa que ahora tengo algo que ver con la cocina y con sus nuevos ídolos, incluso llegando hasta el extremo de amenazarnos con qué; “Nuestro próximo cocinero será una impresora en 3D” (textual). Es decir, hemos cambiado el filete empanado y el huevo frito por algo que va a salir de una máquina.

Lo llevamos claro. Nadie aclara sin embargo, porqué siguen habiendo gordos en este mundo, cuando si estos esfuerzos se dedicaran a estudiar ese problema, sería mejor que fabricar la impresora para hacer la fabada.

Para el final, como siempre para compensar, algo positivo. En este caso, alguien, curiosamente un actor de los de siempre, que dice una verdad; “Héctor Alterio: «Lo mejor de mi edad es que todavía lo puedo contar»”. Es tan raro encontrar a alguien que diga la verdad sin cortapisas, que ya me llama la atención.

Y antes de irme, el diario SUR ha destapado la caja de Pandora. Va a hacer esta encuesta; ¿Qué te parece la idea de acabar la Catedral de Málaga? ¡Uffff!, ya se ha liado.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España