Ginebra 2

 

Aunque sigo por aquí, gracias a las tecnologías, me entero de lo que pasa en España, y la conclusión es que no os puedo dejar solos.

Cuando todavía los que mandan no saben qué hacer con el eterno amo del fútbol español, ni cómo salir del lío en que la Guardia Civil los ha metido destapando sus cochinadas (al final, como con el amo  de la SGAE; silencio y a la calle, a gastarse la pasta que reunió durante su dictadura) va y aparece, muerto el tal ex señor Blesa. No sé, pero por las noticias que han salido hasta ahora, me parece un suicidio muy, muy raro. Ya veremos si alguien lo suicidó y me gustaría hasta saber el porqué, y cuanto temían que terminara hablando. Detecto  ademas una extraña comprensión en las tertulias televisivas hacia este señor.

Lo que sí está bien es que hayan empezado a tocarles el bolsillo a los independentistas, aunque el nuevo portavoz de la Generalitat el tal Turrull, que suena a Zurullo, ya dice que la multa la van a pagar “todos los catalanes”, incluidos los que no estaban de acuerdo con esos gastos. Se ha estrenado pidiendo que los que él llama hiperventilados y tiquismiquis se cojan 76 días de excedencia “porque lo único que hacen es molestar”. ¿Sin empleo ni sueldo? Por tanto, está claro; disentir es molestar

Del resto, ya hasta el señor Cañamero, se atreve a cantarle la gallina a los de Podemos por “acercarse” al PSOE. Este es un  artista, está sacando billete de vuelta en todos los trenes.

Especialmente cuando la Comunidad Valenciana, ante las peticiones de perdón de deudas de don Pedro, también quiere que le perdonen la suya de 20.000 millones. Ha empezado a formarse la cola para pedir.

Lo más positivo del día, aparte saber que hay un pueblo que se quiere borrar de Cataluña, es que un juez ha usado el sentido común y ha absuelto y justificado a una madre por arrearle un guantazo al prenda de su hijo, que la había denunciado. Enhorabuena.

De mi viaje, tres fotitos. Una en el Lago Leman, la pongo sólo porque me  parece que está guapa, es una frivolité personal.

Otra para que veáis que ya somos potencia mundial, ya hemos colocado nuestros churros a nivel helvético, aunque confieso que no he tenido valor para pedirlos y comérmelos. Lo reconozco, para algunas cosas soy un clasista.

La última, y contra mi costumbre con mi imagen incluida, una de los pocos bancos que se ven por aquí. Realmente bancos como los entendemos nosotros, con oficinas abiertas y con todo a la vista, hay pocos, lo que si abundan como setas, son oficinas de abogados, expertos en asesoría y oficinas extrañas en plantas muy discretas, pero como al pasar por la puerta de este me preguntaron por alguno de vosotros, pongo la foto para que os deis por enterados.

Con esto, y confirmando que sigue haciendo una calor de muerte, aunque menos que la de ayer, lo voy a dejar.

Hoy es nuestro último día, y mañana ya espero estar en Málaga, para cambiar de calor. Nos veremos.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España