Hecho

Dicho y hecho. El asesino múltiple brasileño se ha venido a España a descansar, nada más llegar ya ha confesado y ahora, a esperar que le echen un par de años y después le den la carta de residencia, le busquen un trabajo y le paguen una indemnización para que viva como un rey. Ojo que al tal Patrick Nogueira os lo podéis encontrar a vuestro lado tomándose un pelotazo ya mismo.

Otra cosa son los gobiernos de por ahí. Otro que tal baila, el señor Correa, Presidente de Ecuador, con un nación deprimida y con pocos posibles, sí tiene dinero en cambio para financiar a las empresas de Podemos. En los últimos años le han “sobrado” unos tres millones de euros para dárselos a Kinema, empresa de un diputado podemita, don Rafa Mayoral.  Qué suerte tienen esta gente, la facilidad que tienen para encontrar benefactores, mientras esos países que les dan dindero a ellos, le piden ayuda a las ONGs.

Aquí, en su camino hacia la santidad progre, el ¿señor? Otegui ha hecho unas espectaculares declaraciones; “reconoce que no era «consciente del dolor» que provocaba ETA”. Que le pasaba, ¿era sordo, ciego y no leía periódicos? Qué casualidad que ahora le haya entrado ese ataque de humanidad.

Por lo demás, dicen que el Congreso, jaleado por los media, está preparando la investidura de Rajoy, prevista para el domingo 30. Me da cierto yúyu decirlo, pero yo no lo tengo tan claro, hasta que no lo vea no lo creeré. Mi confianza en todas las partes está bajo mínimos.

Mientras, Madrid sigue produciendo noticias a gran velocidad gracias a doña Carmena y otros.

La pintoresca, por ser amable, alcaldesa, quiere contar con la complicidad de otro rebaño, esta vez de ovejas y para limpiarle la Casa de Campo. Se van a comer la vegetación, el resto de los problemas, defecaciones, suciedades y cohabitación con los humanos, se estudiará otro día. Al mismo tiempo y aprovechando el revuelo de las ovejas, hace política partidaria y le saca partido a las arcas municipales, con un lema cuanto menos sospechoso; “Entre tod@s podemos”. Y tan feliz, o ya puestos en plan agropecuario, más feliz que una perdiz.

También los de la Comunidad meten su patita para no quedarse atrás, y esta vez ,en algo que a mí me cae como un tiro, con faltas de ortografía, es decir dándole una patada a lo único que nos queda común a los que nos sentimos hispanoparlantes, el lenguaje. Le pagaron en 2011 a un presunto conseguidor de la Púnica, un total de 21.240 euros por un informe “de apenas 33 páginas y con faltas de ortografía sobre la presencia de este departamento en Internet”. Así, sin anestesia.

En Málaga, a los tres alumnos que ‘hackearon’ los ordenadores de la UMA para aprobarse ellos mismos sus asignaturas, los han absuelto. Normal, cuando lo hicieron no estaban fumando, eso los habría hecho muchísimo más culpables, pero ¿“sólo” por fusilar los ordenadores, se los iba a castigar? Nooo, eso es productividad y visión de futuro

Hasta mañana.           Pepeprado

Written by Pepeprado
De Málaga, España