Houston, tenemos un problema

Del problema moral de los refugiados mejor no hablar. Todo él se puede resumir en una palabra; descontrol. Ahora han empezado a devolverlos a Turquía, que de esto está haciendo un negocio, pero el sistema de devolución suena a pachangueo. Me reitero, mejor lo dejo.

Vamos a lo de Houston. Cuando los astronautas dijeron aquello, tenían “UN” problema, y al otro lado de las ondas un puñado de gente inteligente y aunados en solucionarlo.

Aquí, los problemas son un montón, y para algunos, nadie, ni siquiera pide solución.

Empezaremos por el ínclito señor Yordi Jané, Cunseyé de Tráfico de la Yeneralitá (como no fui a la escuela en Cataluña lo escribo como lo oigo). Este pavo, al encontrarse con siete muertos en la carretera de Gerona, perdón Yirona, sin encomendarse a nadie, inmediatamente echó la culpa al Gobierno Central “porque no había arreglado ese tramo de carretera”. O sea, aprovechó los muertos para arrimar el ascua a su sardina… y se quedó tan pancho. Solo un par de días después, las investigaciones, que él no esperó, demostraron que el francés que iba al volante del vehículo culpable, no tenía carnet, iba turuleta, tenía un historial de tráfico de drogas, robo de coches, atracos y desórdenes públicos,  se saltó todas las normas, y se cargó a sus colegas y a los del vehículo contrario gracias a su imbecilidad. Ahora, el señor Jané tiene el problema de sacarse del trasero sus palabras y si allí hubiera un Presidente de verdad, tendría el problema de cesarlo fulminantemente, aunque eso no va a pasar con el Presidente Por Casualidad.

Otro problema, este para los medios güenístas y “progresistas”; los papeles de Panamá. Hasta ahora, de los que han salido sólo pueden atacar a una hermana de don Juan Carlos, porque otros son de los suyos; el señor Messi que es como el perejil de todas las salsas defraudadoras, sale en todas, siendo además un virguero que al día siguiente  de ser denunciado en Hacienda, creo otra  sociedad en un paraíso fiscal, y el divino Almodóvar, que es de los más suyos. Como en las investigaciones ha metido la cuchara la Sexta, estoy seguro qué, conforme se vaya acercando el final de las negociaciones, saldrán personajes políticos. Los dosificaran según vayan las encuestas.

Más problemas. Los organiza la presunta futura Ministra de Justicia de Podemos, que anda por ahí formando follones y pidiendo Salas VIP para su uso personal. Si esta es la que va a llevar la Justicia, sí que tenemos, no un problema, sino un problemón.

Como es natural, en terrenos cortijeros no podíamos faltar. Mientras se descubre a un matrimonio que dejó encamarse a su niña de 10 años con un “novio” de 18, en su propia casa, y poniendo ellos la cama, la Junta anda preocupada por chorradas como querer obligar a los maestros y maestras a, lingüísticamente, “distinguir entre sexos”. Para esto han hecho hasta un Plan de Igualdad de Género, que es algo fino y delicado, pero que se da de hostias con las normas de la Real Academia. Ellos a lo suyo.

Para el final, el Problema con mayúsculas; el futuro gobierno. Cómo a veces gusto de hacer futurología (es gratis), vistas los posicionamientos de los artistas de la progresía, que llevan días enumerando sus méritos como “luchadores por la libertad”, no me quedan dudas. Los políticos esperaran al final, pero en último minuto, don Pedro admitirá, lo que diga don Pablo, dará cartel y cuartel a los independentistas, y crearan ese extraño gobierno que ellos aspiran. Dicho queda.

Hasta mañana.         Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España