Invasiones

Precisamente por lo que está pasando por doquier, parece que el asunto ese de las invasiones siempre es a sangre y fuego, pero no, hay otras invasiones, aunque estas no nos hagan olvidar las gordas, las que están pasando día a día, las que siguen sembrando de muertos, por ejemplo ahora en Túnez unos pocos más, 12. Son las invasiones culturales, o mejor, las que entran a destruir culturas autóctonas y a sustituirlas por foráneas.

Ya hace tiempo que nuestras costumbres ancestrales perdieron la batalla contra el Jalogüín de los coj…, ahora estamos inmersos en eso que llaman el Black Friday. Llevamos días bombardeados por black fridays que en algunos casos, a veces duran un mes. La moda se ha llevado por delante las históricas rebajas a las que ha conseguido cambiarles el nombre para que sean más guay del Paraguay.

No se me puede tildar de contrario a aprender idiomas ni usarlos cuando sea pertinente, pero esto de que ahora todo termine en …ing, y que cualquier cebollino que no sabe hacer la o con un canuto y que cuando llega a Londres, espera que todos le hablen en español, te largue anglicismos que ni ellos mismos entienden, me parece de locos. Tenemos un idioma rico, variado y en continua evolución, por lo que no hace falta ser fashion, hacer jogging o practicar tumbing. Asimismo creo es mejor tener un reloj que marque las horas, (o no, como decía don Lucho Gatica), que un digital watch que me diga cuando tengo que tomarme un refresco, naturalmente     sin azúcar y con complementos vitaminados y edulcorantes químicos.

Este tipo de invasiones, también nos tiene que preocupar, aunque la únicas victimas que dejen sean el idioma y la buena educación.

Dejado ya esto, en mi Málaga la guerra de los tranvías sigue su curso. Se ha formado una plataforma de colectivos vecinales y comerciantes de la zona del Hospital Civil. Esta mañana hoy a un representante de los vecinos de la zona, y las argumentaciones eran, entre otras, que quitar la circulación, dejar la zona sin aparcamientos y ocupar las calles con dos vías de raíles, eran la muerte para el comercio. Me ha hecho gracia, porque todo esto es lo que se le ha hecho al Centro y se le sigue haciendo y nadie, absolutamente nadie, ha dicho ni mú. En el centro ya solo quedan franquicias y bares, y ha quedado solo como escenario de inventos múltiples, desde pases de modelos hasta manifas varias. De todas maneras, para que los vecino se vayan preparando, que se lo tomen con calma, el ayuntamiento hará lo que oes dé la gana y no se hablará mas. Es su estilo, lo que no quita para que en las próximas elecciones municipales nos calienten la oreja prometiendo el Paraíso con sus huríes y todo. Es lo que hay.

Para el final, una pregunta sobre una noticia. La noticia es esta: “Una mujer mata a su marido y luego se suicida en Sevilla. / La agresora, de 63 años, asestó un fuerte golpe con un martillo a la víctima, de 71 años, y luego se ahorcó”. ¿Esto es también violencia de género? O, ¿esto no entra en las estadísticas? Tendremos que hablar de esas estadísticas. Espero conseguirlas.

Hasta mañana.     Pepeprado

Avatar
Written by