La Constitución se la PISA

Ayer, por motivos de abuelázgo responsable, no me quedé en casa, y consecuentemente me perdí el numerito de la bandera. Eso  sí, antes de irme vimos el asunto de los espontáneos e incluso oí a una señora a la que había dado la palabra el alcalde, por tanto debe ser concejal o concejala o como ahora haya que decirlo, a la que por lo visto, a alguien se le olvidó contarle de qué iba el acto, ya que empezó a enjaretar un discurso electoralista que no tenía nada que ver con lo presuntamente festejado. Lo de los  espontáneos no me quedó claro de qué protestaban, ya que los tenía a vista de coronilla, y así el asunto pancarta reivindicativa pierde mucho. Imagino que algo de razón llevarían pero que se equivocaron de escenario.

Del cogollo de la cuestión, de si cambiamos eso que en plan cursi se llama la Carta Magna, deberíamos de cambiar algunas cosas, pero como estoy convencido de que los cambios que iban a pedir los políticos en poco se van a parecer a los que pedimos los ciudadanos, mejor dejarlo como está, aunque así coloquialmente lo de Magna se podía cambiar o por Manga… por algunos.

Aparte de esto, hoy la tribu mediática anda dándoles vueltas al informe PISA, ese que nos pone vuelta media todos los años. Como es natural, no llueve e gusto de todos, no hay más que echarles un vistazo a los titulares de cada periódico para darse cuenta qué, o bien el tal informe está escrito en  arameo, o bien es que cada cual lo interpreta para gustar a sus  amos. El haber subido décimas en un par de materias, hay quien echa las campanas al vuelo, mientras para otros, eso de que se sepan algo más de matemáticas, un leve soplo  para  ser sinceros, les parece que es malo malísimo. El  resultado es que al personal de a pie no le aclaran nada. Pero, indudablemente los que se han llevado la palma en eso de interpretar, han sido los alegres chicos de ELA, el sindicato in?dependiente. Estos próceres de la modernidad, líderes del pensamiento uniforme (siempre que el uniforme lo pongan ellos) opinan  que eso de valorar las mates, la física o cualquier cosilla de esas ‘inútiles’, es poco fiable. Hacen unas valoraciones de una enjundia que es difícil para el ser humano corriente poder asimilarlas, pero de su sesuda valoración me quedo con una aspiración de estos sindicalistas de pro; que hay que instaurar y valorar la asignatura del pensamiento. ¡Toma ya!

Naturalmente no hay que decir que esa asignatura la dirigirían ellos, para enseñar a pensar a los mozos y mozas ailustrados, y así poder dirigirlos por el camino correcto de la Verdad Absoluta, emanada de mentes preclaras del partido .

Dejando aparte estas tonterías, saber que en general se considere un éxito el que en un par de asignaturas se llegue a ‘casi rozar’ la media, eso, sólo en algunas asignaturas, concretamente sólo en dos, y que con eso algunos echen las campanas al vuelo, es como para descorazonarnos con vistas al futuro, aunque… esa alienación generalizada puede que sea lo que se está buscando; gentes que sólo piensen lo que se les ordene y que dejen de lado eso tan bonito del libre albedrio, y así poder sobrevivir en un esquema de  amiguetes y enchufados.

Con esto voy a terminar, no quiero siquiera tocar temas puntuales, porque con saber que la Constitución se la está PISAndo ya es bastante.

Hasta mañana,

Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España