La panacea

Tenemos suerte al tener a Iglesias y sus satélites mirando por nuestro bien. Él sabe siempre lo que nos conviene y vela por nosotros. Ayer mismo dio varias pruebas de sabiduría azuzando a sus huestes para, por ejemplo, acallar a Vox. Había que evitar a toda costa el ridículo de que don Abascal triunfara en “su” barrio. Lanzó a sus perros para agredir a policías y a todo lo que él llama “fascista”, que se resume en “todo el que no le vote a él”, con la total anuencia y sumisión del MarlasCa, que seguro está pensando cómo castigar a los policías por no ponerse mejor para recibir las pedradas. Redondeó el ridículo mandando a unos pocos resentidos a abuchear a doña Ayuso… por su “mala gestión” de la sanidad, precisamente cuando esta visitaba un hospital, cosa que ninguno de su partido, ni él mismo, ha hecho en ningún momento y, teniendo en cuenta que la del actual Gobierno es para estudiarla a fondo. Manda güevos que diría aquel.

Predica su Buena Nueva cuando ese, su bienaventurado Gobierno, con la calabacina colaboración del Sánchez, qué, mira por donde, ahora se ha ido a arengar a Angola y no sé a donde más, (qué maldita la gracia que les va a hacer la visita de este cenizo), anda en un desmadre vacunacional. Nadie sabe de qué va el asunto, y las apariencias son que la ya célebre AstraZeneca la van a utilizar sólo para reducir la lista de pensionistas y policías. Hoy mismo, nadie sabe, de verdad, que es lo que es verdad y qué es un farol. Lo único que tienen claro los preclaros gobernantes es que hay que poner en la lista negra a la Sputnick, esa que ya hasta la Merkel negocia. Simplemente… porque la quiere comprar Ayuso.

Pero tranquilos, el Profeta Iglesias, ha encontrad la panacea. A través de su BOP, su Boletín Oficial de Podemos, que es Twitter, da las pautas para que todo se solucione. A mí me han llegado rebotados, sus mensajitos. En ellos, con docta precisión, el Iluminado Coletas, descubre cual es el problema. En principio es que a él no le dejan gobernar, pero ya sabe el porqué… ¡Porque votamos los viejos! Entonces su solución, esa panacea maravillosa es, que los viejos (y viejas, no las olvidemos), no tengamos derecho a votar. Uno de sus mejores argumentos, porque no tenemos derecho a decidir sobre el futuro porque simplemente, no tenemos futuro. Naturalmente, lo siguiente será decidir quién es viejo. Esto lo decidirá él personalmente, o alguno de sus dedicados adláteres mientras él retoza con la “compañera” que toque en ese momento, que no todo va a ser trabajar. Por supuesto, esto no nos exime a los supervivientes, de cotizar y pagar para que se pueda pagar a su guardia mora y al resto de sus colocados. Aunque seamos viejos tenemos que contribuir al bienestar del partido.

Ante esto, las noticias del día quedan empañadas, solo voy a destacar una valoración, cuando menos aventurada de una de las menestras de cabecera del emigrante Sánchez; “Isabel Celaá advierte de que recurrirá el ‘pin parental’ de Murcia: “El derecho a ser educado pertenece al alumno”. Tendréis (tendremos) que preguntar a los nietos, si prefieren ir a la guardería o al Jardín Botánico a cultivarse. Yo, personalmente creo que a esta señora le falta un hervor, o que en su juventud le dieron algún medicamento caducado o simplemente equivocado. Pobre.

De nuestra vida diaria, Andalucía: “mantiene las medidas y restricciones vigentes tras reunirse el comité de expertos”, y en Málaga, otro ejemplo de sociedad actual; “Detenido por incendiar un contenedor en un portal de Huelin: «Le voy a meter fuego al bloque»”. A ver si alguna universidad, por ejemplo la de Massachusetts o la de Wyoming, estudian y descubren cómo hemos conseguido tan gran número de desalmados y descerebrados en tan poco tiempo. Quizás algo tenga que ver ese Código Venial que nos ampara.

 

Hasta mañana, o al menos eso espero….        Pepeprado

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España