Lo peor de lo peor

El Pentágono tiene que buscar dinero para hacerle el Muro a don Trump, por eso desvía fondos, incluidos algunos que iba a gastar en las bases americanas en España. Todo sea por arrullar al Rubio.

Antes de entrar en lo peor, cosas “menores”. Como por ejemplo que en Bilbao tengan a cuatro de los acusados por la violación grupal en paradero desconocido, o que para darle coba a los catalanes ahora imputen a ocho mandos de la policía por haber ordenado las cargas del 1-O. Es muy fácil opinar desde un despacho, lo realmente meritorio es dar la cara frente a la masa desatada, que es lo que hacen los policías. O que ya esté claro, que don Sánchez silencia los actos de enaltecimiento al terrorismo para que los bilduetarras lo apoyen en una posible investidura, e incluso, que C’s haya pedido “agilizar” que se pueda expulsar a los emigrantes irregulares que sean además reincidentes en sus delitos. Esto, que puede parecer normal, a los güenístas del lugar los va a poner de los nervios

Todo esto, que puede parecer importante y lo es, se queda en nada, ante lo peor, la noticia a la que los medios dan poca o ninguna difusión, es esta; “Diferentes ediciones de libros de texto”. Esto, que sucede en un país cuya Constitución dice que todos somos iguales y que nadie puede ser discriminado en razón de raza, género, pensamiento o credo, en esto de la Educación se olvida esa Constitución y cada caciquillo regional quiere hacer de su taifa el ombligo del mundo.

Don Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), editores entre los que están los que hacen los libros de texto, dijo ayer, por lo visto por enésima vez, que esto es un despropósito, qué; “Cada región presiona para colar sus caprichos en los libros de texto”, es decir, que cada cual se quiere montar la Geografía, la Sociología, la Historia, etc., a su medida.

Esto, hace que entre los libros que “estudian” los escolares de cada región haya diferencias abismales. Para ilustrar esto, dio varios ejemplos que a fuer de chuscos e hilarantes, son una ilustración perfecta de la sociedad de imbéciles culturales e ignaros sociales que pretenden crear.

Ya entre estos caprichos se visualiza el personal entendimiento de los ahora encargados de esas consejerías mal llamadas “de Cultura” en nuestras comunidades autónomas que en acertada definición oída esta mañana, cada día son más autónomas y menos comunidades. Así, cada animal de bellota de estos, pide cosas a su libre elección, como si un libro de texto fuera un regalo de los Reyes Magos.

No nos creamos que esto de las chorradas pedidas son sólo de una o dos comunidades, así, tras otras borricadas mayores, a Cataluña que se inventa una “Monarquía catalano-aragonesa” inexistente, le molesta que se llame a don Wilfredo “El Velloso”, y pide que ahora se le renombre como “el Piloso”, aunque tras las ultimas noticias, podrían pedir que lo llamaran “el Hipertricoso” y echarle la culpa al equivocado Omeoprazol enviado por los moros desde la pérfida Al-Ándalus. Para no faltar a esta pléyade de patochadas autonómicas, desde Andalucía se puso el grito en el cielo, porque en un libro de texto de música, ¡no se mencionaba el tambor rociero! (¿hay que decir de donde era el consejero?). En fin, todo un desbarajuste, al que se suman unos precios exagerados, y que cada año se cambian los textos, como si cada año se cambiara la Historia o las matemáticas. Todo sea por engordar los egos de unos fatuos que están en unos puestos a los que nunca merecieron llegar.

Para redondear esto, ya en Málaga, esta despampanante noticia; “Casi 300 maestros no se incorporan el martes en Málaga al colapsar el sistema informático de la Consejería”. Seguramente el Consejero estaba preparando los libros de este año.

Su Jefe, el de los Consejeros, el señor J. Moreno, jura qué; “en esta legislatura la Junta va a solucionar el problema de las casas irregulares”. Esperemos que la solución no sea dinamitarlas.

Y otro lio en puertas, y un lío de los magníficos; “Aparecen restos humanos en las obras del metro junto a El Corte Inglés”. Al ser un sitio muy apetitoso, ahora a los previsibles arqueólogos, se les van a arrejuntar los de la Memoria Histórica, a ver si allí se fusiló a gente el martes pasado. Dios nos coja confesados.

Hasta el lunes,                         Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España