Milagros laicos

Antes de ir a nuestros milagros, el  mundo, donde el Maúro se dedica a “callar” a sus militares con estas cosillas; asfixia, descargas y palizas… el plan terror del Amo. Y seguimos con ‘influencers’; en Yanquilandia, un fulano, 21 años, usuario de Instagram, o sea, instagramer, se ha cargado a una influencer, de 17, sólo para poder colgarlo en la Red mientras él se auto apuñalaba en su gentil pescuezo en vivo y en directo. Así va este mundo.

Ahora, nuestros milagros, naturalmente laicos, no vayamos a pensar otra cosa. Ayer, cómo preveía, el camarada Revilla se pronunció; “No podemos estar gastando dinero público para aventureros”. Menos mal que a las “aventureras” ya las habían sacado vivas de la cueva. Lo que es un milagro que se produjera antes de que este metiera la zarpa en el asunto.

El primer gran milagro a escala nacional, es que el PP ¡ha hecho algo! Ellos que son seguidores fervientes del tancredísmo. Han expedientado a uno de los suyos, al que votó para que Bildu entrara, y nada menos, que presidiera, la Comisión de Derechos Humanos de Guipúzcoa. Habrá que ver con que embudo van a trabajar estos y qué no me digan que no es un milagro totalmente español,  que sean estos los que van a “decidir” sobre Derechos Humanos.

Otros milagros, estos económicos siguen ahora. Uno es el del patriota don Arturo Mas, al que según dicen la Justicia le embargó todo, hasta el diente de oro y el rosario de su madre, pero se va a vacaciones al sitio más caro de España, a Ibiza, en avión privado y allí esperándole un yate. Todo de lujo, vamos, algo así como las vacaciones de los autónomos.

Este ya, milagro gubernamental. Mientras la ministra señora Calviño habla de restricciones, y de falta de efectivos pecuniarios, ordena gastar 120.000 euros para; “ordenar salas” y “servir café” para reuniones del ministerio”. Dice que es que hay muchas reuniones, (y mucho café me parece a mí). Claro, que si están todo el tiempo tomando café, poco se hará en esas reuniones. Además, antes de decía que “a trabajar, y esas reuniones se supone que son un trabajo, se iba con todo hecho, hasta el pipí y lo otro de casa’. Es milagro que para eso sí hay pasta, a pesar de que todas las ministras y en el partido, se quejan de qué, con tantas elecciones hay “pocas subvenciones”. La verdad no veo que pasen apreturas económicas ninguno.

Los que siguen imperturbables con sus líos, y gestionando otro milagro, el de decir que no y hacer que sí y que sus medios de comunicación los aplaudan, son el Dúo Picapiedra y su teatrillo. El Tal se muestra (sólo se muestra) disgustado con don Pablo, lo acusa de chantajista (hay que tener jeta para esto) y de querer “ir a votar con la ultraderecha”. Este a su vez, para ganar tiempo, se pitorrea hasta de sus propios estatutos y llama a las bases, (sólo a las obedientes), a votar lo que él “debe” hacer, es decir, lo de siempre. De chiste, porque la última palabra la tiene don Tezanos que ya ha pasado a limpio los resultados de las nuevas elecciones. Los quiere publicar y para eso le hace falta el paripé de las urnas.

Ese es otro milagro, posiblemente el mayor; que se sepan los resultados antes de qué, incluso, se propongan las elecciones. Son los milagros de don José Félix y don Iván, santos laicos por excelencia, y por eso ambos están preocupados porque los resultados se les van a pasar de fecha y los pales a envejecerse, y van a tener que rellenar otros papeles que no amarilleen.

En la Junta, el que no corre vuela. Ahora están pensando en expropiar parte del monte de Totalán de infausta memoria. Van a esperar a que termine el juicio a su propietario para darle esa otra alegría, porque eso de las expropiaciones “oficiales” tiene tela del telar: Doy fe.

Y en la capital, de pronto ha entrado el furor excavatorio. En el boquete ese, donde dicen que va el Metro (¿será verdad?), han descubierto la casa de un moro de antaño, de hace muchos años, siglos, vamos, y están en la gloria. Tanto que ahora, de pronto, me entero que en Churriana hay “unas cuevas mozárabes”, de las que nunca había oído hablar, y que ahora, Urbanismo, siempre al quite, ha decidido “aumentarles la protección”. Por cierto que la casa del moro ha echado por tierra esa antigua leyenda de que los árabes estaban desterrados del centro de la ciudad y solo vivían en el extrarradio. O sea, que eso de la xenofobia “de siempre”, y el extrañamiento urbanístico, no cuela.

Con tanto movimiento de tierras y tanto hoyo interesante, a don Francisco le han entrado ganas de hacer más boquetes; “De la Torre quiere iniciar las obras del gran túnel Litoral antes del final de su mandato”. De camino, hagamos un túnel hasta Marruecos y así le xodemos a los organizadores de pateras el negocio. Que vengan andando.

Hasta mañana.                        Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España