Milán 2

Seguimos por estas tierras. Vamos a estar por aquí un par de días más y después a casita.

El día de  ayer fue, como era de esperar agotador, siguiendo esa costumbre de no parar en todo el día intentando absorber una ciudad contra reloj.

A pesar de eso, eché o un ojo a lo que pasa por nuestra pueblo, y veo  que todo sigue “normal”, Hay un ex consejero que anda  en la picota por algo que llaman misericordiosamente ‘cargos fantasma’, lo que se puede traducir en qué, como se decía por aquí, “se ha bañado en los presupuestos”, y él, tirando de tradición, le echa la culpa a los funcionarios, que en esta ocasión van a ser los conserjes de la finca.

Para compensar lo que se ha perdido, en nuestra amada Junta se han puesto a la cabeza en los recortes en Sanidad. Piensan que es una buena medida, con menos gente alrededor, se cabe a más. Todo esto se traduce en que en las cuentas del año pasado, Andalucía vuelve a ser “la segunda comunidad con más paro”. No importa, ellos dicen que Fitur han tenido “un año histórico” y que las perspectivas son la hostia. Y esperan que nos lo creamos.

Bueno, para divertir al personal, don Pedro NoNo se ha venido a investir en la mismísima Sevilla a ver si le daba un yúyu a doña Susana.

Volviendo a Milán, es una ciudad apabullante, difícil de ver, grande, espectacular y con la historia chorreando en cada calle y en cada rincón. Si ayer hablaba de la impresión del Duomo de noche, esta mañana a toda luz, es simplemente espectacular, aunque el problema es que para visitarlo por dentro, hay que ponerse en varias colas, que los que vamos a estar aquí solo un par de días es imposible. Pero… es una ciudad poco amable, (la ciudad, no sus gentes) a la que se le nota cantidad que el turismo le importa poco.

Espectacular también el castillo de los Sforza, del que pongo una foto  (contra mi costumbre conmigo de relleno). Impresionante el chiringuito que se montó  la familia y en que todavía no han entrado las multinacionales a vender televisores y cosas así. Después, una visita turística por toda la ciudad te deja pasmado, y además, helado, por dos razones; por su magnitud y por el frio que hacía.

Hoy nos vamos a ir de excursión a Como, en tren para  seguir con la vena proletaria que además, es como nos gusta, para ver el país en su ambiente. Mañana contaré

Hasta mañana
Pepeprado
 

Pepeprado
Escrito por Pepeprado
De Málaga, España