Noticias para llorar

De las Trumpadas mejor no hablar, porque cada día monta una. De las tragedias exteriores, lo mismo, es una forma de empezar amargándote que no tiene arreglo.

Aquí tampoco lo que tenemos es moco de pavo. Por si lo de la niña presuntamente enferma, porque ni esto está asegurado, no era suficiente, con su papá explotador y su mamá en la inopia, creíamos que lo habíamos oído todo, pero no… todavía quedaba más. Lo de usar a la niña para fotos pornográficas es demasiado, tanto que por ahora me cuesta creerlo, aunque la carita del papá dice mucho. Esperemos a ver si algún día nos cuentan toda la verdad.

Tampoco es para echar las campanas al vuelo saber que un ex-señor, catedrático de la Universidad de Sevilla, usaba su puesto para abusar de compañeras y alumnas. Espero que no salgan más cosas de este tipo, porque mi escasa fe en el sistema está cogida con palillos y se puede terminar de romper.

Todo esto es en parte consecuencia de esto otro; Cuatro de cada diez españoles no leen nunca”. Para los que nos gusta leerlo todo, y que disfrutamos hasta con el olor de los libros, esto nos es difícil de aceptar. Es, como ayer, otra consecuencia de esos sistemas educativos en los que no se ha inculcado el hábito de leer, en los que se ha denigrado el aprender estudiando, y en los que se ha premiado la improvisación y el buen rollito, en vez de potenciar aquello tan antiguo y tan facha de ‘hincar los codos’. El resultado de los maestros guays y enrollados que alternaban con sus alumnos y que se pregonaban (y siguen haciéndolo) cómo ‘amigos y no maestros’, ¡llámame Pepe! Lo malo es que esos españolitos que nunca leen, los mismos que después van a los concursos, son el futuro de este país, por lo que no es muy gratificante pensar en ese futuro, en el que, ¡Dios mío!, van a estar nuestros nietos y nietas. Estas cosas son las que habría que solucionar y no, el cómo repartirse los cargos, los enchufes y las subvenciones. Pero, ¡ay!, de eso no se puede hablar, porque te van a decir lo de siempre, que eres un facha un fascista  y un retrogrado, con eso, todo arreglado. Ahora a cuadrar, estadísticas como sea, aunque sea a martillazos.

Otra de las consecuencias de esa política de “todos los derechos, ninguna obligación” es esta; “Arrestan a un menor acusado de matar a un cliente de una discoteca en la que le impidieron entrar por su edad”. Muy bien, si no te dejan, apuñalas a quien sea, pero que todos derechos estén salvaguardados.

En Málaga, se han puesto las bases para estar entretenidos los próximos veinte (o treinta) años. Por un lado el Obispado ha propuesto un plan para terminar la Catedral (ha tardado ocho años en prepararlo), incluyendo una muy necesaria cubierta, y por otro, va de faroles. Publican esto; “El Ayuntamiento se marca diez años de plazo para transformar el Guadalmedina”. Conociendo el percal, lo de transformar es sospechoso, y lo de los diez años no se lo creen ni los que han parido el documento. O es que se han equivocado y querían decir… diez décadas. Lo verán las nuevas generaciones.

Me voy, tengo una ITV hospitalaria, pero antes otro recuerdo nacional que se ha ido; “Muere la ex vedete Manolita Chen”. Descanse en paz, por lo que dicen era muy buena persona.

Hasta mañana.      Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España