Olvidar

Cada vez que hay una masacre en un colegio en Trumpolandia, salen a flote cosas que quieren olvidar los que mandan. Por ejemplo que desde hace unos años, hay ‘al menos’ un tiroteo en una escuela ¡cada semana! Esto, ni siquiera hace que intenten evitar que en YouTube se pongan vídeos de las mejores formas de matar al prójimo, incluso para “aprender a llevar la ametralladora encima sin que se note mucho”.

Hay quienes sin embargo olvidan pronto. En este caso, Oxfam, que a uno de los que despidió por las orgías haitianas, lo volvió a contratar sin problema.

En España hay sin embargo algunos olvidos que ya son crónicos. Uno, ese que contrapone la coba dada a los peloteros y a algunos deportes, con el olvido que se les da a otros. Así, ahora está en la cumbre Regino, pero… como lo está por ejemplo Carolina Martin, que solo sale en los papeles cuando nos trae medallas, o el caso más sangrante, el de Javier Fernández, sí, ese del patinaje sobre hielo, qué, incluso ganando medallas de continuo, tiene poco cartel en los medios.

Hay también olvidos institucionales. El mayor de la actualidad, el que ahora está saliendo, el olvido de los gobiernos sucesivos para hacer cumplir la ley sobre el uso del español en Cataluña. Allí, lo de hablar en español, cae en una criba previa para cualquier trabajo, pero es que incluso hoy en día, Educación, todavía no tiene claro si esa ley hay que aplicarla… para no molestar. Sigo pensando, que en reciprocidad a la exigencia del catalán para acceder a un puesto de trabajo allí, se vete que los de allí puedan ir a otras comunidades a ocupar puestos de la administración, Por ejemplo de maestros o médicos.

En eso de la Educación, al menos, hay quien nos alegra el alma con su forma de ser; el abuelo de 81 tacos que se va a Verona de Erasmus. Seguro que este va de Erasmus de verdad, no de Orgasmus, Olé sus narices.

La que parece no olvidar es la G.C. (menos mal) que aun investiga y le ha salido una conexión pintoresca en los gastos de la efímera independencia. Les ha salido el nombre de… Bruselas, como lugar en que se pagaron cosas con dinero público.

Los que intentan pasar al olvido, aunque este olvido se resiste, son los alegres chicos de los EREs. Ahora el Supremo ha puesto un palo entre las ruedas de sus excusas. Dice que en los EREs “hubo ilegalidades y “groseras” omisiones”. Y nadie se dio cuenta, pobrecillos.

Ya en las cosas para olvidar del día a día, hay una que va a pasar a la pequeña historia, La de un fulanito de 27 tacos, en Castilleja de la Cuesta, con una alcoholemia que cuadruplicaba la mínima aceptable, y que cuando le pusieron el chismito de soplar, lo usó para “«interpretar» una marcha de Semana Santa”. Los policías le proporcionaron un buen encierro.

En Málaga, no salimos de un sobresalto cuando entramos en otro. Han detenido a una madre de 17 años, y también han arrestado a la correspondiente abuela materna, de 37 años, por sospechas de malos tratos a la hija/nieta de ambas, de 2 años, que va al hospital con demasiada frecuencia con fracturas, (cuatro en dos semanas), y moretones. Al final, la niña ha quedado bajo la custodia del padre, que al parecer es más cuidadoso con la pobre nena, al menos que se sepa.

Hay también una curiosidad. Han detenido a dos tíos en Málaga, tras intervenirles nada menos que 37.804 sujetadores falsos. Lo de la falsedad lo veo claro, pero me alucina que en esta ciudad haya clientela para todas las tiendas de sujetadores que hay legales, especialmente en calle Larios, más las ventas por Internet y encima para otros 37.000 sujetadores. Debo estar atrasado en esto de las ventas pectorales. O será que hay nenas que se cambian de sujetador varias veces al día. No sé a quién preguntar sin que parezca que la estoy acosando.

Para el final, un detenido con el que empatizo. Se llama Walter Rodríguez, y cuando se enteró que un fulano de 29 estaba acosando por Internet a su niña de 11 años, en vista que no le hicieron caso cuando lo denunció, se hizo pasar por ella, citó al acosador, que le mandaba fotos en pelotas a la niña y le pedía reciprocidad, y cuando lo tuvo a mano, le dio una manta de hostias en plena calle. Después llamó a la policía y se entregó. Ahora lo acusan de malos tratos, pero al menos al acosador lo van a meter en el talego y se va a acordar de él.

Aunque esto de la justicia por su mano no esté bien visto, en este caso, bien por don Walter.

Me voy, hoy presentamos el Cartel de Frente a la Tribuna y después haremos el Foro tradicional, aunque todo esto se nos ha amargado con la noticia de que nuestro amigo Guadamuro, ‘el Guada’, está en la UVI del Hospital, tras un infarto. Mis mejores deseos y rezo por él.

Hasta mañana           Pepeprado

Pepeprado
Written by Pepeprado
De Málaga, España